Tras la compra de USD1.000 millones del paquete accionario de Twitter, el magnate y ex fondo buitre de Argentina Paul Singer pretender destronar al líder de la compañía y fundador, Jack Dorsey.   

Con la adqusición de 2,3% de las acciones, el titular del fondo Eliott Management Company, quien demandó al país entre 2005 y 2015, pretende ubicar cuatro directores y poner en jaque la conducción de Dorsey de la red social del pajarito. 

El arribo del magnate impactó de manera positiva en la cotización, marcando una suba del 7% en el precio de las acciones en Wall Street

Según señaló Bloomberg, unas de las principales críticas que Singer esbozó a la cabeza de la compañía se centró en la necesidad de tener un CEO full time y no que divida su tiempo en otras firmas, en relación a la plataforma de pagos móviles Square, que el mismo Dorsey fundó en 2009.

“En un año de importantes eventos, desde la propagación del coronavirus hasta las elecciones en EEUU y los Juegos Olímpicos, Elliott cree que Twitter necesita la atención exclusiva de un CEO para supervisar el papel que desempeña en la difusión de la información”, precisaron a la agencia económica fuentes cercanas a la empresa.

Dueño de una fortuna multimillonaria y uno de los mayores aportantes del partido Republicano, Paul Singer fue el holdouts más duro que encabezó el rechazado al canje de deuda propuesta por Argentina en 2005 que le costó al país 1.300 millones de dólares.