En medio de la pandemia, los repartidores de las app de delivery no paran. Sin sueldo, se esfuerzan para sumar pedidos y recibir una buena propina. El problema es que algunas app tardan entre 15 y 30 días en darles la propina, una incluso, Pedidos Ya hasta les descuenta el cargo de gestión de las tarjetas sobre lo que reciben, que varía si el plus se da en crédito o débito.

Los repartidores no son los únicos que tienen motivos para quejarse. Los dueños de bares y restaurantes de todo el país convocan hoy a un Apagón de App por el aumento de las comisiones de las app durante el aislamiento social preventivo y obligatorio. Denuncian que las subas hicieron trepar las comisiones hasta un 35% más IVA, lo que ronda un 43%, según denuncian los gastronómicos rosarinos 

El viernes pasado los repartidores de Pedidos Ya recibieron un mail titulado: “Tenemos una excelente noticia para vos”. Pero la buena noticia, no era tan buena. Pedidos Ya aclaraba: “Como la entrega de la propina se efectuará a través de la plataforma electrónica, dicha propina será entregada en el plazo máximo de 30 días y en la cuenta bancaria que nos has informado”.

Como si esto fuera poco, la app decidió descontarle el costo de gestión de las tarjetas a las propinas que reciben los jóvenes. Para que no queden dudas, Pedidos Ya lo ejemplifica:”Estos costos de operación serán del 2,5% para pagos con tarjetas de débito y 3,2% para pagos con tarjetas de crédito. Ejemplos: si la propina es de $30 con tarjeta de crédito, vas a recibir en tu cuenta $29,04 y si la propina es pagada con tarjeta de débito vas a recibir en tu cuenta $29,25”.

Su competidor Rappi Argentina, también ofrece a los usuarios la posibilidad de pagarle la propina al repartidor a través de la aplicación. “El repartidor cobra la propina en su totalidad junto con las ganancias generadas por el pedido realizado a los 15 días, sin ninguna clase de descuento. No les hacemos descuentos de cargos de gestión”, señalaron a BAE Negocios desde la empresa.   

Mientras que la app española Glovo que cuenta con 8000 repartidores en 7 ciudades es muy clara. La propina se recibe en mano, no hay opción para entregarla online. Prefieren no intermediar entre el dinero que le da el cliente al delivery.

La solución para poder acrecentar las reducidas ganancias de estos jóvenes que pedalean o andan en moto bajo lluvia, viento y marea, en medio de una pandemia parece ser darles el dinero en efectivo.

Desde que arrancó la cuarentena los repartidores realizaron dos paros en los que reclamaron no sólo por mayores medidas de seguridad, sino por un pago más justo por su trabajo.

Más notas de

Graciela Moreno

José Martinazzo, una gloria del hockey, cerró su cadena de deportes y avisó por Whatsapp

José Martinazzo despidió por Whatsapp y puso candado a sus locales deportivos

Pastalinda es furor en la cuarentena, se agotó y pagan cuatro veces más su precio

La hija del fundador y su marido, con 95 y 87 años, son directores de Pastalinda

Persicco da franquicias para delivery, sin fee de ingreso ni regalías en la cuarentena

Persicco ofrece franquicias para la crisis con baja inversión

Coronavirus: reabrió la planta de alfajores Fantoche que tuvo 71 casos positivos

El 30% del personal de Fantoche tuvo coronavirus, la planta cerró 15 días

El dueño de la disco La City: "Si caes en el tercer round, es porque ya venías mal"

La City una disco porteña con 40 años de historia

Plan B: un catálogo de pymes creadas por trabajadores afectados por la pandemia

Plan B: catálogo solidario de negocios de gente sin trabajo de la industria audiovisual

Cerró el restaurante Dragón Porteño del Barrio Chino y su dueño será delivery de app

Dragón Porteño, fundado hace 20 años, fue uno de los primeros en hacer delivery en el Barrio Chino

Cerró el histórico restaurante Todos Contentos del Barrio Chino

Todos Contentos, el restaurante más querible del Barrio Chino

La cadena de heladerías Persicco cerró su local más emblemático

Cerró el primer local de la cadena Persicco fundado en el 2001

Cerraron 450 cervecerías artesanales y 120 fábricas de cerveza en la pandemia

Cervecerías artesanales en crisis