El fabricante de gaseosas y snacks PepsiCo ha llegado a un acuerdo para comprar Rockstar Energy, especializado en el segmento de bebidas energéticas, por USD3.850 millones (3.400 millones de euros), según ha informado la compañía en un comunicado.

"A medida que trabajamos para estar más centrados en los consumidores y aprovechar el incremento de demanda en el segmento de bebidas funcionales, esta adquisición altamente estratégica nos permitirá elevar las capacidades de PepsiCo para acelerar el rendimiento", ha explicado el presidente y consejero delegado de la empresa, Ramón Laguarta.

Además del pago principal de la compra, PepsiCo ha llegado a otro acuerdo por el cual abonará 700 millones de dólares (618 millones de euros), relacionados con los beneficios fiscales derivados de la compra, durante los próximos 15 años.

Fundada en 2001, Rockstar elabora bebidas diseñadas para quienes llevan estilos de vida activos, desde atletas hasta estrellas de rock, tal y como recuerda la compañía. Sus productos están disponibles en más de treinta sabores en tiendas de conveniencia y supermercados en más de treinta países.

PepsiCo tiene un acuerdo de distribución con Rockstar en Estados Unidos desde 2009. Además de Rockstar, la cartera de PepsiCo de bebidas energéticas incluye marcas como Kickstart, GameFuel y AMP de Mountain Dew.

"Con el tiempo, esperamos capturar nuestra parte justa de esta categoría de rápido crecimiento y altamente rentable y crear nuevas asociaciones significativas en el espacio energético", añade el directivo español.

"Hemos mantenido una sólida alianza con PepsiCo durante la última década, y estoy feliz de llevarla al siguiente nivel y unir fuerzas como una sola compañía", ha destacado el fundador de Rockstar, Russ Weiner, quien recuerda que " PepsiCo comparte nuestro espíritu competitivo e invertirá aún más en el crecimiento de nuestra marca".