La Cámara Argentina de Industria Plástica (CAIP) estimó que el sector perdió unos 9.500 empleos y $1.600 millones durante los casi dos años de vigencia de la prohibición de la utilización de bolsas plásticas en la ciudad de Buenos Aires. "La industria perdió 2.400 empleos directos, 7.200 empleos indirectos y el cierre de 90 empresas productoras", afirmó Sergio Hilbrecht, gerente general de CAIP. También alertó sobre el peligro que podría traer el avance de la prohibición de la utilización de sorbetes y vasos descartables.