Petrobras reducirá su actividad en 62 plataformas petrolíferas en campos de aguas poco profundas en las cuencas de Campos, Sergipe, Potiguar y Ceará.

La medida es parte de una serie de acciones para preservar el empleo y la sostenibilidad de la empresa en "la peor crisis de la industria petrolera en cien años".

La petrolera ha explicado que estas plataformas no tienen las condiciones económicas para operar en el actual escenario de bajos precios del crudo y se incluyen en los procesos de desinversión iniciados por la empresa. El paro de estas unidades corresponde a un corte de producción de 23.000 barriles de petróleo diarios.