La petrolera brasileña Petrobras anunció que suspenderá hasta nueva orden las negociaciones para vender 60% de su participación en cuatro refinerías, tras la decisión de un juez de la Corte Suprema que prohibe la venta del control accionario de estatales sin autorización del Congreso.

La petrolera estatal tomó la decisión luego de que el magistrado Ricardo Lewandowski prohibiera la semana pasada al Gobierno la venta del control accionarial de empresas públicas como Petrobras, Eletrobras o el Banco do Brasil, sin contar previamente con la aprobación del legislativo.

En su decisión, el magistrado Lewandowski, consideró que "la venta de acciones de empresas públicas, sociedades de economía mixta o de sus subsidiarias o controladas exige previa autorización legislativa, siempre que se trate de enajenar el control accionarial".

Tras la decisión del magistrado, Petrobras informó a través de un comunicado al mercado que serán suspendidos hasta nueva orden los procesos de negociación del 60% de sus activos en cuatro refinerías en los estados de Bahía, Pernambuco, Río Grande do Sul y Paraná.

En abril, la petrolera anunció la creación de dos subsidiarias -una para la región nordeste y otra para la región sur- en las que agruparía esas cuatro refinerías y un conjunto de oleoductos y gasoductos, para ofrecerlas a la venta y deshacerse del 60% de su participación accionarial en cada una de ellas.

La subsidiaria del nordeste comprendería las refinerías Landulpho Alves (RLAM), en el estado de Bahía, y Abreu y Lima (RNEST), ubicada en Pernambuco, así como los activos de logística (ductos y terminales) integrados a esas refinerías.

La subsidiaria del sur comprendería las refinerías Alberto Pasqualini (REFAP), en el estado de Río Grande do Sul, y la Presidente Getúlio Vargas (REPAR), en Paraná y también incluiría los activos de logística que estuvieran integrados a esas refinerías.