Las fusiones y adquisiciones de empresas (M&A) en Argentina, mantiene una tendencia de escasez de operaciones con relación a los niveles históricos observados desde fines de 2019. Es así como en el segundo trimestre se registraron solo doce transacciones, cifra cercana a los números contabilizados tanto en el primer trimestre, que fue de ocho transacciones y similar a las once del segundo trimestre del año pasado.

De acuerdo al informe que hace KPMG Argentina, en lo que va del año se han registrado un total de 25 transacciones. El estudio analiza la estadística desde 2007 a la fecha. El récord anual se ubicó en 2011 con 178 operaciones seguido 2017 con 132 transacciones.

En este período, los sectores de Energía y Recursos Naturales, y Servicios Financieros fueron los principales protagonistas, habiendo registrado en conjunto más del 50% de las transacciones. Entre ellas, se destacan la adquisición de la subsidiaria de Sinopec en Argentina por parte de Compañía General de Combustibles y la venta de CMR Falabella a Banco Columbia.

"Se están recibiendo una gran cantidad de indicaciones de interés por parte de inversores regionales e internacionales, en compañías de tecnología que realizan desarrollos en Argentina pero que venden sus servicios en el exterior, especialmente en Estados Unidos", explica Andrea Oteiza, socia a cargo de Deal Advisory en KPMG Argentina.

Se mantiene un mercado caracterizado por el protagonismo de los compradores nacionales con apetito de riesgo local, habiendo alcanzado el 75% de las transacciones del trimestre. Y de las tres operaciones que involucraron a inversores internacionales como compradores, dos estuvieron relacionadas con el sector minero, especialmente con el desarrollo y producción de litio. La tercera fue la adquisición de la ag-tech BoosterAgro por parte de la brasilera Agrosmart.