En los últimos días, Superliga (SAF) fue criticado por muchos clubes del fútbol argentino por la desigualdad en el reparto de los derechos de televisión.

Ahora, la empresa encargada de la organización de los torneos está envuelta en otra polémica, esta vez, vinculada a los derechos de televisación para el exterior.

A fin del año pasado, terminó el contrato que SAF tenía con Torneos para transmitir los partidos afuera de Argentina. El 19 de diciembre, la organización presidida por Mariano Elizondo dio a conocer los pliegos para una nueva licitación, que rápidamente comenzó a recibir fuertes cuestionamientos de las empresas que buscan participar de esa compulsa.

Una de las principales críticas que recibe el proyecto es que las compañías que se presenten no tienen tiempo de armar una estructura comercial para vender el producto "fútbol argentino" en todo el mundo, ya que está estipulado que los sobres se abrirán el próximo lunes. Fuentes del mercado especulan con que la licitación podría estar direccionada hacia una empresa en particular.

En ese sentido, el pliego de bases y condiciones menciona a Argentina Sports Rights Management como compañía "iniciante". Según el documento de Superliga, esa firma, de la que se desconocen sus antecedentes, tendrá la prioridad para mejorar una hipotética oferta de un tercer rival. Un allegado a una de las productoras que está interesada en el negocio explicó sorprendido a BAE Negocios que "aun si la empresa iniciante pierde, el que gana tiene que pagarle a esta US$500.000 como resarcimiento".

Por su parte, un especialista en Derecho Deportivo contactado por este diario también fue muy crítico con las características de la licitación. "No necesariamente ganará el que haga la mejor oferta e, incluso, la Superliga puede cambiar los términos del contrato y pedir cosas que no estaban en el pliego inicial. En el documento tampoco se explica cómo se va a comercializar la Superliga en todo el mundo, quién va a ser socio en cada país, ni hay un tiempo concreto de explotación del negocio. Es poco claro".

La televisación para Argentina, que está a cargo de Fox Sports y TNT, están por afuera de este contrato.

Chispazos

El cuestionamiento de esta licitación se da en un momento de máxima tensión entre varios dirigentes de clubes de fútbol argentino y la Superliga que pretenden romper el contrato con la empresa que comercializa y gestiona el torneo del deporte más popular del país.

Incluso, en las últimas horas hubo fuego cruzado entre la empresa y el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino ( AFA), Claudio Tapia, por la reprogramación de la fecha de inicio del torneo.

Esta sería una razón más que tendrían los dirigentes para terminar con lo que llaman "doble comando" y que la AFA vuelva a tener nuevamente el manejo total del fútbol argentino.