La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha cifrado en USD29.300 millones el impacto del brote de coronavirus en las aerolíneas a nivel internacional.

Las aéreas de la región de Asia y el Pacífico serán las más afectadas, con un impacto estimado en USD27.800 millones en sus ingresos, la mayor parte de en China, donde la cifra será de unos USD12.800 millones.

En el resto del mundo, la situación provocaría una reducción de USD1.500 millones en los ingresos de las aerolíneas. Estos datos se traducen en una baja del 5% en los ingresos mundiales previstos para el 2020 por la IATA.

Además, la situación provocada por el coronavirus puede suponer la caída de la demanda mundial del tráfico aéreo del 0,6% con respecto al año 2019, frente al crecimiento del 4,1% previsto, lo que sería la primera caída en la demanda desde la crisis de SRAS en 2003. Solo en Asia y el Pacífico, el descenso de la demanda será del 8,2%, frente a la previsión de un 4,8% del crecimiento.

Estas estimaciones contemplan que la emergencia sanitaria no se extienda fuera de China, porque, en el caso de que ocurriera, el impacto sería mayor.

Las aerolíneas han eliminado temporalmente alrededor del 80% del total de las conexiones aéreas con China. El grupo Air France-KLM informó que la suspensión de los vuelos al país recortaría su beneficio operativo entre 150 y 200 millones de euros.