El sector de albergues transitorios está en alerta roja. Se trata de 700 establecimientos ubicados en todo el país, en los cuales trabajan 7000 empleados. Entre un 15 y un 20% de los hoteles pudo pagar el sueldo completo. BAE Negocios entrevistó a José María Capelo, presidente de la Federación Argentina de alojamiento por hora (FADAPH), quien aseguró que la mayoría están al borde de la quiebra.

Sólo en la Ciudad de Buenos Aires fun cionan 120 hoteles alojamiento. Según Capelo: “La pandemia nos encontró como la mayoría de los sectores, con problemas económicos, basado s en la fuerte caída del poder adquisitivo de la gente y empeorado en los últimos dos años, por el aumento descontrolado de cargos fijos, servicios, impuestos inmobiliarios y peso de los sueldos”.  

Desde el comienzo de la cuarentena todos los establecimientos están cerrados. “Estamos muy mal, muy preocupados y con una situación desesperante. Nuestra actividad vive del día a día, estamos imposibilitados de generar ingresos si no es por la concurrencia directa de los clientes. Se hace difícil afrontar los salarios sin ayuda externa por más buena voluntad que tengamos.  Entre un 15 y un 20% pudo pagar los salarios completo, el resto pagó a cuenta”, explicó el titular de la Federación que los reúne.

Cada albergue transitorio tiene un promedio de 10 trabajadores y costos fijos que hacen que para mantener mensualmente esa estructura se requieran de por lo menos dos millones de pesos mensuales. Una cifra complicada de obtener para pymes argentinas, que no generan ingresos. No hay multinacionales en este rubro.

Si bien los hoteles de pasajeros fueron contratados para usar su estructura como centros sanitarios, en el caso de los albergue se hizo un acercamiento pero fueron descartados. “Nuestros hoteles son pequeños, no tienen más de 25 habitaciones. Son poco viables porque ediliciamente no están preparados, no hay un servicio de cocina, los pasillos son muy angostos. Una camilla no gira, algunos no tienen ascensor”, aclaró  Capelo.

Piden que se los incluya en las actividades exceptuadas lo más pronto posible. “El impacto económico que provocó la cuarentena se agravará en caso de mantenerse la estricta normativa , conduciendo a la quiebra inevitable”, reclama la entidad que los nuclea.

A diferencia de otros rubros, saben que no será fácil la reactivación tras la apertura. Tienen un listado de argumentos para pedir ser reabiertos. “Lo que más nos preocupa es la incertidumbre.  Tenemos pocas habitaciones sin áreas comunes, podemos tener como máximo  dos personas por habitación con conocimiento mutuo previo. Hay una mínima posibilidad de contacto entre el pasajero y personal. El sistema de atención al público es cerrado y vidriado. Tenemos medidas de higiene y profilaxis extremas. El personal no viaja en horarios pico y dependemos de la demanda interna, no de extranjeros”, argumentó Capelo.

Si bien el Gobierno anunció varias medidas, están a la espera. “Necesitamos que se reglamenten los decretos, pero vemos que son insuficientes. Nos haría falta que nos asignen el pago del salario mínimo, vital y móvil que anunciaron para los que tienen  menos de 25 empleados. Necesitamos sostener las fuentes de trabajo. Reclamamos el diferimiento o la condonación de un montón de impuestos imposibles de afrontar hasta tres meses posteriores a la terminación de la pandemia. Resulta irónico pagar un anticipo de ganancias en un año como 2020”, señaló.

Otro de los temas que más los preocupan es el tratamiento que les da la AFIP en el Programa de Asistencia al trabajo y la producción. “Nos sentimos perjudicados porque nos califica como una actividad que evidencia un menor grado de afectación, a diferencia de los hoteles de pasajeros que que los califica como un sector crítico. Estamos cerrados y sin ingresos, no entendemos cual fue el criterio utilizado”, puntualizó el titular de FADAPH.

Más notas de

Graciela Moreno

Garbarino: otra audiencia frustrada en Trabajo, mientras clientes multiplican las denuncias en redes

Otra audiencia frustrada en el ministerio de Trabajo

La cadena Staples cambia de nombre y se llamará Alot

Alot, la nueva marca que reemplaza a Staples, que se fue del país en 2018

Novatech abre su cuarta planta en Catamarca para fabricar baterías y notebooks

El principal parque industrial del noroeste argentino recibe a Novatech

Supermercados Día se reinventa, da franquicias e incorpora 200 empleados

Rodrigo Gargaglione, director de Franquicias y Expansión de Día Argentina, busca ser líder

Las scooter del Grupo Piaggio comienzan a producirse en una nueva planta de Pilar

Se comienza a producir en el país la moto Aprilia

Prosegur Cash ofrece empleo: ingreso con 21 días de vacaciones y ajuste de sueldos para ganarle a la inflación

Prosegur Cash busca personal

"Con el PRO la industria nacional no tenía razón de ser", dijo un industrial que abre su segunda planta en el país

Dante Choi, el dueño de la marca Peabody invierte $550 millones en la apertura de una segunda planta en el país

Kavak busca 300 empleados para sus nuevas oficinas y talleres

Kavak redobla la apuesta en el mercado argentino

En pandemia, las cadenas de supermercados quieren desembarcar en más barrios

Día refuerza su presencia en los barrios porteños y abrirá 55 locales en lo que resta del año

Garbarino: la historia secreta de la negociación de la principal cadena de retail

Carlos Rosales, el dueño de Garbarino, busca una salida