La línea aérea chilena Lan (hoy Latam) aterrizó en el país en junio de 2005. Desde entonces sus planes de expansión no se detuvieron.

Sin embargo, en la empresa aseguran que los altos costos internos y el escaso margen para incrementar tarifas (la suba en el último año y medio alcanzó sólo el 7%) la obligaron a ajustarse el cinturón en rutas que no son rentables.

"A partir del 1º de junio cerraremos las bases en Bahía Blanca y San Juan. De tal manera, los vuelos desde y hacia esos destinos, tanto domésticos como regionales dejarán de operarse", informó la compañía dirigida por Rosario Altgelt en un comunicado.

En cada uno de esos destinos hay algo más de una decena de trabajadores que, según indican en Latam, se intentarán relocalizar en otros puestos laborales.

"Esta decisión apunta a garantizar la sustentabilidad de Latam en el mercado doméstico local y obedece estrictamente al desbalance entre costos operativos e ingresos generados. El cierre definitivo recae específicamente sobre San Juan y Bahía Blanca tras un exhaustivo análisis de los itinerarios, cantidad de frecuencias y factor de ocupación de estas rutas con respecto al resto de las operadas", indicó la compañía. Esas rutas tenían una ocupación promedio del 70% cada una.

Fuentes de la empresa de transporte aéreo le aseguraron a BAE Negocios que en los últimos dos balances Latam Argentina perdió dinero y que esta decisión se toma para que la empresa vuelva a conseguir un punto de equilibrio.