Mientras algunas empresas amenazan con abandonar Argentina por las restricciones para el ingreso de pasajeros al país que está aplicando el gobierno en medio de la pandemia, hay varios proyectos que se están diagramando para cuando el coronavirus sea sólo un mal recuerdo.

Según datos de la consultora IBA, hay por lo menos 18 nuevas aerolíneas que comenzarán a volar en América latina entre finales de este año y el 2022. Esto es un poco más del 10% de la compañías que debutarán en el sector aerocomercial en todo el mundo durante los próximos dos años.

De esta forma, el 24% de los nuevos proyectos se concentrarán en América; 39% en Europa; 21% en Asia; 11% en África y 3% comenzarán a operar en Medio Oriente.

En la lista de debutantes figuran la colombiana Ultra Air, encabezada por Willliam Shaw, ex CEO de la desaparecida Interjet, además de Ecuatoriana Airlines, que comenzaría a volar en octubre, a las que se sumarán VLU en México y Volaris El Salvador, que se lanzaron este año, indicó El Financiero. También se sumarán las brasileña Nella e ITAperimir, que aunque nacieron a finales de 2020, casi no pudieron despegar por la pandemia.

"Muchas de estas nuevas aerolíneas formularon sus planes de negocios antes del inicio de la pandemia Covid-19 y se están enfocando en los segmentos de mercado regionales y de corto recorrido" indicó la consultora con sede en Inglaterra.

Carlos Ozores, vicepresidente y director de Aviación en ICF, una consultora especializada en la industria, precisó que en el continente comenzarán a aparecer algunas líneas aéreas debido a que las barreras de entrada son bajas: hay una oferta fuerte de aviones, que están en tierra y poca demanda de naves nuevas, lo que hace más sencillo obtener flota a precios bajos.

Oportunidad

 

En Estados Unidos ya hay aerolíneas que iniciaron operaciones aprovechando las oportunidades que dejó la pandemia, como Breeze, fundada por David Neeleman, el mismo que echó a volar a JetBlue.

Ozores añadió que la estrategia de esta aerolínea, que inició operaciones en mayo de este año, consiste en conectar ciudades secundarias de forma directa, con una estructura de costos baja gracias al uso de la flota de A220, una aeronave con mayor alcance.

En Brasil, por ejemplo, comenzó a operar también la aerolínea ITA, una empresa de bajo costo que encontró en el aeropuerto de Guarulhos su centro de operaciones para viajes al interior de ese país.

Sin dudas, toda esta nueva oferta le generará una presión extra a las aéreas tradicionales que buscan reponerse de los efectos de la pandemia. Además, muchas analizan explotar el segmento low cost argentino en donde hoy sólo operan JetSmart y Flybondi, que acaba de sumar un Boeing 737-800 a su flota.