El aterrizaje de las low cost en Argentina puede calificarse como más que "forzoso".

En las últimas horas, llegó a la Justicia un nuevo recurso de amparo para frenar las obras en el Aeropuerto de El Palomar por considerar que el Gobierno actuó de manera "ilegítima y arbitraria" al habilitarlo para las aerolíneas de bajo costo.

La demanda, además, hace referencia a "graves incumplimientos" de normativas ambientales con la presunta violación de acuerdos internacionales, maniobras fraudulentas por parte de la empresa Flybondi y ausencia de Plan de Evacuación de Emergencia.

El recurso recayó en el juzgado federal de San Martín, a cargo de Martina Forns, quien la semana pasada ya había habilitado la operatoria en el aeropuerto pese a otro amparo presentado por vecinos por el impacto ambiental.

La impulsora de la medida, la abogada administrativista especializada en Medio Ambiente, Claudia Sambro Merlo, le aclaró a BAE Negocios que está última es una causa diferente a la iniciada por otros vecinos de la zona hace algunas semanas. "Yo soy una vecina de toda la vida de la zona. Queremos evitar la apertura del aeropuerto porque el impacto ambiental que tendrá un aeropuerto comercial en el lugar será muy grande".

Sambro Merlo asegura que, de habilitarse el aeropuerto, se está favoreciendo un "turismo depredador", término usado para definir los desarrollos turísticos sin planificación, que genera tráfico de personas y vehículos de distinto tipo, establecidos para atraer inversiones, sin importar las consecuencias sobre el medio ambiente.

Por su parte, consultados por este diario sobre la presentación de este último amparo, fuentes del Ministerio de Transporte aseguraron que aún no fueron notificados por la Justicia y que siguen adelante con las obras para tener a punto la terminal aérea para su apertura del próximo viernes.

Operación limitada

Lo cierto es que la jueza Forns habilitó la semana pasada la operación de El Palomar, pero con un máximo de tres aterrizajes y tres despegues diarios. En un principio, la única aérea que operará allá será Flybondi.

La decisión judicial no afecta la programación prevista, que ya era de dos operaciones diarias para esta primera etapa.

La magistrada solicitó además la remoción total de material explosivo remanente de los depósitos militares en la base, lo que también estaba contemplado previo al inicio de las operaciones.