En el marco de la crisis desatada por el coronavirus, el banco Macro colocó $35.126 millones en créditos de la línea especial para prestadores de servicios de salud. La tasa anual fija en pesos es del 24 por ciento.

Las empresas pueden utilizar estos préstamos para abonar sueldos o para el financiamiento de capital de trabajo. Los prestadores de salud, por su parte, deben destinar el dinero para la compra de insumos hospitalarios o equipamiento médico.

Del total, $22.912 millones fueron colocados en préstamos amortizables y se otorgaron $9.217 millones en descuento de cheques.