En los últimos años, el sector de fusiones y adquisiciones (M&A) ha tenido una recuperación y los especialistas esperan que esa tendencia se mantenga durante 2018.

"Entendemos que el proceso de transformación del país que se ha iniciado hace dos años continuará consolidándose, y con ello se consolidará también el atractivo del país y su economía real para los inversores extranjeros. En el corto y mediano plazo, ello debería incidir directamente en una mayor actividad en el área de M&A", explica Santiago Sturla, socio del estudio Allende & Brea.

El año pasó cerró con setenta operaciones de fusiones y adquisiciones en nuestro país por u$s31.400 millones, mientras que 2016 había terminado con 42 deals, por un total de u$s3.100 millones. Esto significa un crecimiento de 66% en la cantidad de transacciones y diez veces más de dinero en juego. Durante 2015 se habían concretado sólo 39 transacciones.

Por otra parte, Sturla es optimista acerca de la participación de inversores en proyectos público-privados, "lo que redundará en una mayor generación de fuentes de trabajo, la reducción de la inflación y la corrección gradual de ciertas distorsiones aún existentes en la economía".