El presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, señaló que "es urgente que el Gobierno adopte medidas para aligerar la pesada carga de intereses que hoy soportan las pymes agropecuarias, particularmente las localizadas en las economías regionales".

El dirigente sostuvo que "de acuerdo con estudios privados, las pymes pagaron en julio tasas de interés promedio del orden del 60% anual en concepto de adelanto en cuenta corriente".

Estadísticas del Banco Central muestran que las empresas de primera línea enfrentaron en lo que va de julio una tasa promedio de 53% por adelantos en cuenta corriente.

Dada la diferencia del orden de siete puntos que separan a estas firmas de las pymes, se proyecta que la tasa de interés por este concepto se ubicó en torno del 60% para los deudores de las pequeñas y medianas empresas.

Este costo financiero "es imposible de soportar", afirmó Iannizzotto, ya que las producciones de las economías regionales "enfrentan costos crecientes en momento en que se está cayendo la demanda interna, a la que se destina el 80% de las ventas".

También enfatizó que son necesarias medidas como "la ampliación del subsidio de tasas al descuento de cheques anunciado por el Ministerio de la Producción, como así también la refinanciación de los pasivos de las empresas en problemas para de esta forma evitar mayores quebrantos en el tejido productivo".