La situación de las pymes es cada vez más complicada. El vicepresidente de la Confederación General Empresaria (CGERA), Ariel Aguilar, afirmó que tienen una alta deuda impositiva y reclamó una "moratoria en serio".

Recordó que en 2017, más de 150.000 pymes sufrieron embargos de la AFIP y estimó que en 2018 subió entre un 20% y un 30%. "Las empresas no pueden pagar los impuestos por la propia crisis que generó el Gobierno", señaló Aguilar a la agencia NA.

La decisión del Gobierno de subir hasta un 50% las tasas de interés de las deudas impositivas preocupa al sector. Aguilar explicó que el plan de facilidades de pago de la AFIP "es inaplicable".