Un grupo de pequeñas empresas locales englobadas en Industriales Pymes Argentinos (IPA) realizó una advertencia judicial a la distribuidora de energía Edesur, del grupo Enel, indicando que por falta, o deficiencias del servicio eléctrico, las compañías del sector registran pérdidas estimadas en $500 millones.

IPA intimó a través de una carta documento a Edesur a "dar respuestas inmediatas ante los perjuicios que provocaron la falta o el pésimo servicio de energía eléctrica en las zonas afectadas por cortes de luz o caídas sistemáticas de tensión".

"Se calculan pérdidas con un promedio de $1 millón por cada una de las más de 500 pymes que sufrieron microcortes o ausencia total de energía", informó la entidad.

IPA no descartó ampliar la denuncia contra el resto de las prestatarias que brindan servicios deficientes.

La entidad alertó que "la iniciativa se replicará en distintos puntos del país debido a que las tarifas se incrementaron entre 500% y 700% en los últimos dos años, dejando al país con el costo energético para la industria más alto de la región, e inclusive, con respecto a Estados Unidos y Europa, y sin mejora evidente en la calidad del servicio de distribución eléctrica".

Mediante la carta documento, fechada el 23 de febrero, intimó a Edesur a que "en forma inmediata", proceda a resolver "los gravísimos problemas que la deficiencia en la prestación de servicios energéticos".

La presentación realizada por el IPA ante Edesur llevó como ejemplo el caso de la cooperativa El Progreso, una pyme de la industria del vidrio, que "a raíz de uno de los cortes de energía eléctrica sufrió la ruptura del horno principal de producción por falta de refrigeración, además de otras pérdidas económicas".

Consultadas por Télam, fuentes de Edesur respondieron que están analizando el planteo de los industriales pymes.