La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios ( APYME) se declaró hoy en “alerta” porque la inminente firma del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea que impulsa el Gobierno las “deja fuera de competencia”.

La entidad señaló como una “preocupante contradicción” que el presidente Mauricio Macri presente un programa para “facilitar exportaciones” (Exporta Simple) cuando al mismo tiempo “se firma un acuerdo que equivale a una sentencia de muerte para la industria nacional y las Pymes”.

La Argentina lidera la iniciativa de apurar un acuerdo con la Unión Europea porque lo considera “fundamental y estratégico”, más para “promover inversiones que el comercio”, afirmó el miércoles el ministro de Producción, Francisco Cabrera, ante empresario y economistas. Cabrera dijo ser “muy optimista” sobre el acuerdo con la Unión Europea tambiÚn para el comercio, porque las ofertas están estructuradas de forma tal que Argentina puede poner a disposición una variada canasta de productos con una baja de aranceles.

El Gobierno busca que el acuerdo con la UE se firme antes de fin de año, días después de la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio, que se realizará en Buenos Aires entre el 13 y el 16 de diciembre. Para los empresarios de APYME el acuerdo está en línea con el objetivo general de la OMC de “desarticular las políticas soberanas que permitan a los países más débiles corregir las asimetrías con los más desarrollados en el intercambio comercial, favoreciendo los negocios y el abaratamiento de costos de las grandes multinacionales”.

La entidad agregó que acorde con estos objetivos, el “reformismo permanente” que predica el Gobierno “no es otra cosa que la implementación de un programa de ajuste y desindustrialización en consonancia con los requerimientos de la OMC y el Fondo Monetario Internacional”.

“La flexibilización laboral, el pacto fiscal, la reforma previsional, las modificaciones tributarias y otras leyes que se debaten tienen un común denominador: desregulaciones y beneficios para las corporaciones en perjuicio de las Pymes, las economías regionales y los trabajadores”, dijo APYME. Según el comunicado, las Pymes que producen localmente y abastecen mayoritariamente al mercado interno “se ven cada vez más perjudicadas por la caída de la demanda, las importaciones indiscriminadas y la desigual situación impositiva respecto de las grandes empresas, que son las que imponen precios y condiciones en las cadenas de valor”.

Y agrega que “de avanzar en este sentido, lejos de paliar la emergencia en que se encuentra la mayoría de las pymes, el Gobierno las dejará libradas definitivamente a su suerte en un contexto de ahogo financiero, subas de tarifas y combustibles, agobio fiscal y caída del crédito productivo”. Por esos motivos APYME rechazó el acuerdo con la UE y llamó a todos los sectores de la producción nacional a pronunciarse y frenar este intento de “ubicar al país como un eslabón subordinado de la cadena de valor global”.

“Es preciso, por el contrario, aunar fuerzas junto con los trabajadores, el cooperativismo, los profesionales y la economía social para encarar el debate pendiente por un país industrializado, equitativo y soberano”, dice el comunicado.