Sawgrass, el outlet que eligen los argentinos que viajan a Miami, volvió a abrir sus puertas.

La distancia social se impone como una de las medidas fundamentales, además de puestos para desinfectarse las manos. Ya nadie va a poder mirar junto a otra persona una prenda. Habrá que seguir protocolos, y el de mantenerse a un metro y medio o dos de los demás será prioritario.

La apertura de uno de los principales shoppings de esa ciudad se produce en el marco del reinicio de varias actividades, entre las que se cuentan los restaurantes, y cuya decisión se tomó a partir de que la curva de casos comenzara a decrecer en el estado de La Florida.

En Sawgrass, la distancia a respetar será de "6 feets"; es decir, algo más de 1,80 metro. A esto se sumarán carteles que indicarán por dónde se puede transitar, como si se tratara del ingreso a un recital.

Así, los pasillos o carriles centrales del mall estarán divididos en dos direcciones. Ya no será posible cruzarse con alguien que venga de frente. Todos irán mirando vidrieras en la misma dirección de un lado de un corredor y lo harán en la contraria quienes estén del otro lado del pasillo.

Habrá servicios no disponibles aún, como el de estacionamiento y las áreas de juegos, y varias de las decenas de entradas que posee el outlet permanecerán todavía cerradas. En los bancos solo podrán sentarse dos personas, una a cada extremo, y en el medio se colocó una especie de obstáculo para evitar la cercanía.