Los vecinos de Vicente López iban y venían sin saber nada de futuro del tradicional Café de París. Ubicado en una casona de estilo neoclásico de Azcuénaga y Melgar, cerró sus puertas en marzo cuando llegó la pandemia y no volvió a reabrir. Su histórica dueña Marina Dal Lago lo vendió y ya tiene nuevos dueños.

En esa esquina desde 1932 funciona un local gastronómico. Primero fue la emblemática lechería La Martona, luego un bodegón llamado El Popular, hasta que pasó a ser el Café de París desde hace 90 años.

Había exposiciones de arte, presentaciones de tango y jazz. Era un lugar de visita obligada para todos los vecinos. La abogada Silvia Blumkin, vecina de la zona, lo recordó: “En las tardes de verano ir al café a tomar algo fresco y ver bailar tango tenía una magia especial. Cuando cerró el Café de París sentí que era la muerte, el fin de un ciclo muy importante de mi vida, sentí el impacto de la pandemia, que lugares que yo quería morían antes que yo. Era mi lugar, mi mundo mágico, como decía Antonio Machado”.

El diariero de la esquina Carlos, no podía creer verlo cerrado. Después de nueve meses de estar con las persianas bajas se develó la incógnita. Cuatro trabajadores gastronómicos se asociaron para reabrirlo. La buena noticia es que dos son mozos son muy conocidos del barrio, Gustavo Basic y César Cuellar, ya que trabajan hace muchos años en la pizzería Bola de Oro que está ubicada en frente.

Gustavo Basic, el nuevo dueño, señaló a BAE Negocios: “Soy mozo de la pizzería de enfrente hace 30 años, con un grupo de amigos gastronómicos vimos la oportunidad y nos decidimos. Estamos en plena obra, lo estamos refaccionando de cero, por eso se demoró la apertura. Nos quedan 20 días de obra, lo queremos reabrir antes de fin de enero. La estética de afuera queda igual, no queremos cambiarle la impronta y el estilo”.

 El nombre será París Café Brasserie y la carta contará con cafetería, sandwichería, picadas, cervezas premium y platos realizados por un cheff que trabajó en Francia. “Queremos sumarle una impronta joven, sin perder el estilo de siempre. La carta de comidas cambiará todos los meses”, señaló el nuevo titular.

El lugar tiene lugar para 40 cubiertos en el interior y 80 en la vereda, pero saben que en el salón hay un aforo del 25% y en la vereda esperan poder poner 40 mesas. Los nuevos dueños están felices. “Nos estamos jugando todo en esta apertura. La verdad es un sueño cumplido, tengo 48 años y era mi meta, es una experiencia linda. Hace muchos años que trabajo en el barrio y lo conozco, conozco la gente, respetaremos el espíritu de esa histórica esquina”, explicaron.

Entre los clientes que se preocuparon porque no reabría estaban desde Juan José Campanella hasta el intendente Jorge Macri. Ahora podrán volver a visitarlo.

Más notas de

Graciela Moreno

Thays Parque Leloir inaugura la primera etapa de su complejo de oficinas, locales gastronómicos y residencias

Thays Parque Leloir entrega sus primeras oficinas

La Biela cerró por reformas y su dueño cuenta qué hará

La Biela, un símbolo de la Ciudad

Reabre The Kilkenny: el bar irlandés vuelve a manos de sus fundadores

La esquina de Marcelo T. de Alvear y Reconquista recobrará su vida

Torneos y Neverland abren salas de juegos para gamers en un shopping

Cómo será el primer G-Bunker

Loma Negra apagó los hornos de su planta L'Amalí por un conflicto sindical y podría faltar cemento

Otra vez, Loma Negra y el fantasma del desabastecimiento

Una empresa ofrece el alquiler de un auto 0Km por $1.800 diarios para trabajar en Uber

Nippy ofrece el alquiler de un Fiat Cronos, Argos o un Renault Logan 0km por $2000 diarios

Franquicias: proyectan abrir 2.200 puntos de venta y contratar 15.000 empleados este año

El sector de franquicias se reinventó

La cadena que mejora los precios de sus competidores abre otro local

Keracasa abre su segundo local en San Justo

Musimundo abre sucursales y recupera terreno

Musimundo supo tener 264 sucursales en 2017, busca recuperarse. Ya abrió 182.

Llega al país, OSL la plataforma de trading de activos digitales y no cobra comisión

OSL ofrece la posibilidad de dolarizarse a través de criptomonedas