Reabrió las puertas la planta de KMG, ubicada en el parque industrial de Río Grande, que había cerrado sus puertas en marzo despidiendo a la totalidad de sus 50 trabajadores. La empresa que fabricaba cámaras digitales de la marca Kodak, volvió a tomar a 10 de los 50 empleados despedidos para producir celulares. Les prometió trabajo hasta fin de año, cerrará la planta en enero y la idea es retomar el trabajo en marzo de 2020 con la totalidad de los trabajadores que tenía antes del conflicto, según informa el sitio fueguino Actualidad tdf. 

El cierre de KMG se debió a que no pudo sostener su capacidad de producción por la apertura de las importaciones y la caída de consumo, ahora confía en que se reactive la actividad.