Tras largos meses de incertidumbre, cambios de responsables de la empresa, paros interminables y hasta la toma de la fábrica de cosechadoras Vassalli, el personal comenzó con las tareas de poner en condiciones los talleres para empezar la producción.

La compañía con sede en Firmat (Santa Fe) anunció la reactivación de su planta luego de varios años de crisis por la caída de la industria. De esta manera, la jornada laboral de sus trabajadores será de cuatro horas pero cobrando salarios por seis, según el acuerdo al que arribaron las autoridades de la empresa y la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), a modo de alentar un nuevo plan de producción.

El órgano fiduciario Financiamientos Estratégicos, de capitales nacionales, subvencionará a la empresa Vassalli para que se reactive la producción y así poder saldar la deuda de alrededor de $100.000 que mantiene con cada trabajador. Según el acuerdo, se plantea garantizar un plan de producción de 24 máquinas anuales, indicó el portal Notas Periodismo Popular.

"La fábrica estaba tomada desde hace mucho tiempo y el objetivo de esa actitud fue buscar inversores para que vengan a hacerse cargo, cosa que hoy está ocurriendo", recordó Diego Romero, titular de la UOM Firmat, en referencia a la toma pacífica que sostuvieron los trabajadores durante el último año y medio.

Sobre la situación de los trabajadores, el gremialista afirmó que "mantienen las mismas condiciones laborales", es decir, antigüedad y categoría.

Vassalli es una empresa de capitales firmatenses que desde hace sesenta años produce cosechadoras y maquinaria agrícola para Argentina y la región, mientras que sus 300 trabajadores son fundamentales para el desarrollo económico de la zona, ubicada a unos cien kilómetros al sur de la ciudad de Rosario.