El regulador antimonopolio de Brasil aprobó la fusión de u$s85.400 millones entre AT&T y Time Warner, con condiciones, que no implican la venta de activos como el proveedor de televisión satelital Sky Brasil.

Entre las restricciones, el regulador Cade dijo que las dos compañías estadounidenses tendrían que mantener a Sky controlado por AT&T separado de las operaciones de Time Warner, que posee canales de cable como CNN y TNT. Los funcionarios aprobaron el acuerdo en un voto unánime a pesar de preocupaciones de funcionarios de Cade de que la fusión perjudicaría la competencia de la televisión de pago, informó la agencia de noticias Bloomberg.

Gilvandro Araújo, quien dirige los análisis sobre las fusiones en Brasil, dijo que las dos compañías tienen que comprometerse a no intercambiar “información sensible” y permitir que auditores externos verifiquen la separación de sus actividades.

La adquisición combina uno de los proveedores de telecomunicaciones más grandes del mundo con el propietario de medios como el estudio de cine Warner y el canal de cable HBO. También creará una potencia en la TV en Brasil, probando una ley que prohibe que los proveedores de televisión de pago posean contenido de programación. El acuerdo ya ha sido aprobado en todos los demás países donde operan las compañías, excepto en Estados Unidos, donde aún espera una decisión del Departamento de Justicia.

El regulador brasileño de telecomunicaciones aún debe aprobar por separado la combinación de las empresas, que se espera concluya a fin de año. La agencia, llamada Anatel, había pedido a Cade en junio que revisara el acuerdo, y propuso que se adopten remedios porque la fusión podría darle a AT&T una ventaja injusta como propietario de programación y distribución de TV.