Las autoridades británicas permitirán la participación de Huawei en el desarrollo de la red 5G del país, desoyendo así las presiones de Washington, aunque la compañía china será sometida a restricciones al ser considerada "de alto riesgo", incluyendo su exclusión de todos los elementos críticos del sistema y limitando a un máximo del 35% su presencia en el resto de funciones de la infraestructura.

Tras una reunión del Consejo de Seguridad Nacional del Reino Unido, presidida por el primer ministro británico, Boris Johnson, las autoridades británicas decidieron fijar una serie de restricciones a la acción de proveedores considerados de alto riesgo, entre las que destaca su exclusión de todos los elementos de seguridad clave de infraestructuras críticas, así como de las funciones clave y de partes sensibles de la red.

Asimismo, estos proveedores de mayor riesgo serán excluidos de aquellas ubicaciones geográficas sensibles, como centrales nucleares o bases militares, y su presencia se limitará a un máximo del 35% en la periferia de la infraestructura, consignó Europa Press.

"Los proveedores de alto riesgo son aquellos que representan mayor amenaza para la seguridad y resiliencia para las redes de telecomunicaciones del Reino Unido", indicó la responsable de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte del Reino Unido, Nicky Morgan.

En este sentido, el Consejo de Seguridad Nacional del Reino Unido afirmó que Huawei "siempre fue considerado de alto riesgo por el Gobierno" debido a su importancia estratégica por su elevada cuota de mercado, su nacionalidad china, que, en virtud de las leyes del gigante asiático, podría llevarle a actuar en contra de los intereses británicos.

"El Gobierno acordó que Huawei debería seguir siendo tratado como un proveedor de alto riesgo", señaló la institución. De esta manera, el Ejecutivo del Reino Unido buscará aprobar con la mayor celeridad el nuevo marco regulatorio de seguridad de las telecomunicaciones.

"Esta es una solución específica del Reino Unido por razones específicas del Reino Unido", subrayó Morgan, añadiendo que la decisión "no solo allana el camino para unas redes seguras y resistentes, sino que también impulsa la estrategia para diversificar los proveedores".

Por su parte, el vicepresidente de Huawei, Victor Zhang, afirmó que la decisión del Gobierno británico de seguir permitiendo a la compañía trabajar en el despliegue de la red 5G "es tranquilizadora".