Reabrió el histórico Bowling Palo's de Castelar, uno de los pocos que queda en pie en la zona. Fundado en 1970, había cerrado sus puertas en julio pasado por las deudas acumuladas que hoy rondan los dos millones de pesos. Sus vecinos convirtieron la entrada en un santuario, lo despidieron con cartas y mensajes pegados al vidrio. El único que puede conseguir el milagro que no vuelva a cerrar es Diego Maradona.  

Desde 1976, lo compró Antonio Valentino, más conocido como el Tano y su mujer Nora Pascualín. Un amante del bowling que arrancó de para palos a los 9 años y tuvo hasta 1986 tres locales en Ciudadela, Moreno y el de Castelar. Tras su muerte, lo continúan su esposa y su hija Romina. Está ubicado en la Segunda Rivadavia 19953, casi enfrente de la estación Castelar. Un clásico del Oeste, el bowling que eligió Diego Maradona para ir a jugar, en la época que estaba internado en la clínica Privada del Parque, un centro psiquiátrico ubicado en Parque Leloir, en el partido de Ituzaingó en el 2004.

Cuando les avisaron no lo podían creer. El 10 había conseguido un permiso del juez y pedía cerrar el bowling para ir a jugar en compañía del médico. Su deseo fue concedido, jugó durante una hora en la línea 5 y prometió volver. En agradecimiento, Maradona le firmó la camiseta de Boca a la hija del dueño. Nora y su hija la conservan como un tesoro.

La hija del fundador del Bowling Palo's saca a subasta la camiseta de Diego Maradona

La pandemia las llenó de deudas, hoy deben dos millones de pesos, trataron de conseguir créditos y no pudieron. “Reabrimos el jueves pasado, pero necesitamos saldar las deudas para poder tenerlo abierto. Lo quieren alquilar, me gustaría poder seguirlo y se nos ocurrió que rematar la camiseta de Diego nos podía ayudar a saldar lo que debemos. En tres semanas la sacamos a subasta”, contó Romina Valentino a BAE Negocios.

Rematan una camiseta de Diego Maradona

Consideran que es la única solución posible. El jueves cuando reabrieron eligieron ponerle otro nombre Bowling Castelar by Palo's. Uniendo el nombre original Bowling Castelar con Palo's. Lo conocen todos, desde Ivan Noble que se sentaba en sus mesas a escribir letras, cuando ya era parte de Los caballeros de la Quema, hasta Martín Palermo que vivía en Castelar e iba a jugar al bowling.

El Tano cada vez que veía a Ivan Noble, todos los viernes,  sentado en las primeras mesas escribiendo letras y tomando Fernet con Coca Cola, siempre repetía: “Este muchacho hace canciones todas las noches, la va a pegar en algún momento”, recuerda hoy su hija.

Cuando el último día de junio del año pasado, anunciaron el cierre en el medio de la pandemia, la tristeza invadió a los vecinos de Castelar y alrededores. Se acercaron y convirtieron la puerta en un santuario, dejaban sus cartas y contaban sus historias. Los que se rateaban del Colegio Rivadavia que quedaba al lado, casi tres generaciones contaban sus vivencias en el histórico bowling.

Teníamos ocho empleados, logramos llegar a un acuerdo con seis. Julieta es una de las empleadas que quedó, contó a BAE Negocios: “Fue muy duro estar sin trabajar, viviendo de prestado, me llené de deudas, no pude seguir alquilando, mis amigos me acercaban bolsones de comida. Es una alegría poder volver a este bowling que venía desde chica”.

El cartel de alquiler acercó varias propuestas, muchos querían utilizar el local que antes albergó al cine Select para hacer un supermercado chino, pero ninguna de esas opciones fue aceptaba.

El primer milagro de Maradona

“Nosotros queremos que siga el bowling, comenzamos un proceso de alquiler. Dos vecinos de la zona se acercaron y nos dieron plata para poder reabrir, son los mismos que quieren hacerse cargo del lugar. Nosotros pensamos hasta en vender el fondo de comercio, pero si logramos saldar las deudas y la venta de la camiseta nos ayuda, quizás podamos seguir con mi mamá. Esperamos el primer milagro de Diego Maradona”, contó a BAE Negocios,  la hija del fundador.

Pool y fonola en el Bowling Castelar

Más notas de

Graciela Moreno

Volvió la Bidú Cola, busca distribuidores y ya se vende en 12 provincias

Vuelve la Bidú, la primera gaseosa cola de Argentina. Con la imagen de Lionel Messi y Neymar

Volvo llega a un shopping con autos de 100.000 dólares, invita un test drive y patisserie de Damián Betular

Concept Store Volvo para seducir a compradores

Makro abre locales con foco en la venta minorista, no sólo mayorista

Pedro José Balestrini Leal confirma las inversiones del grupo holandés en el país

La increíble historia de las tierras ancestrales que REMAX quiso vender en la Quebrada de Humahuaca

La movilización de las comunidades originarias en reclamo de las tierras

Dos hoteles de lujo se convierten en un "shopping" dos días a la semana

El glamoroso Alvear Palace Hotel renovó muebles en pandemia, vende todo lo que no usará

Reabre el bar Los Laureles de Barracas, el último bastión del arrabal porteño

Vuelven las noches tangueras al barrio porteño de Barracas

Llegó Sbarro: ¿Cuánto cuesta comer una pizza XXL de pepperoni?

Llegó la pizza neoyorquina de pepperoni a la Argentina

El dueño de Manaos habló de los enfrentamientos con los movimientos campesinos de Santiago del Estero

Orlando Canido habló de Manaos, el impuesto a la riqueza y sus conflictos con el Mocase.

Santista Argentina invierte 16 millones de dólares, vendió el 45% de sus acciones al industrial Carlos Muia

La planta de Santista suma la última tecnología en medio de la pandemia

Cerró el bar La Paz, repleto de historias de bohemios e intelectuales

Adiós al bar La Paz