El fabricante francés de autos Renault cerró la negociación de ayer en la Bolsa de París con una caída del 2,82%, después de conocerse que ejecutivos de Nissan estudian una posible separación de la firma del rombo.

Los títulos de la compañía gala finalizaron la jornada bursátil con un precio de 40,66 euros, lo que se traduce en una reducción de 1,18 euros en comparación con el cierre del pasado viernes (41,84 euros).

Las acciones de la multinacional automovilística que preside Jean-Dominique Senard tocaron fondo en la sesión de este lunes con un precio de 40,16 euros, mientras que el precio máximo se situó en 41,42 euros.

Este retroceso bursátil de Renault se produce después de conocerse que altos ejecutivos de Nissan habían acelerado la planificación de una posible separación de Renault, en relación con el impacto que está teniendo la huida de Carlos Ghosn de Japón a Líbano.

Según explicaron fuentes cercanas a la compañía al diario The Financial Times, la intención de los ejecutivos de Nissan era llevar a cabo una división total en las áreas de ingeniería y producción, así como cambios en la dirección de la empresa.

"Creemos firmemente que la relación entre ( Renault y Nissan) y por lo tanto la alianza está rota y es probable que se encuentre más allá del punto de reparación", dijeron en un informe Arndt Elinghorst y Chris McNally, analistas de Evercore ISI. Estos expertos asignan a las acciones de Renault una recomendación de "inferior al mercado".