Rodizio Costanera otra vez es noticia. En febrero de 2019, anunció que entraba en concurso de acreedores, para saldar una deuda que rondaba los $60 millones. Sin la propuesta aprobada, ahora suma más rojos. Desde marzo no pagó los sueldos a sus 60 trabajadores, sólo les dio $6000, y sus empleados reclaman la deuda.

La situación es compleja desde diciembre de 2018 que figuran en rojo los aportes a la seguridad social y a la obra social. Desde que empezó la pandemia, los trabajadores no cobraron ni marzo, ni abril ni mayo, sólo sobreviven con el ATP que pagó el gobierno. Muchos están desesperados y no tienen dinero ni para ir a la puerta a protestar.

El afamado restaurante está a nombre de la empresa Maillol S.A. que desde 1992 es responsable de la concesión del predio que pertenece al Gobierno de la Ciudad. La última vez que renovaron la concesión fue en 2015 y vence en agosto de este año. Pagan un canon mensual de $ 279.865.

Juan Toselli es dueño de Rodizio Costanera, hasta el 2016 fue también responsable del local de Puerto Madero, pero la sociedad se dividió y se quedó con el restaurante de Costanera que alberga algo más de 400 cubiertos. Hasta pocos días que arranque el aislamiento social preventivo y obligatorio, una cena costaba $1250 el cubierto y $1350 a la noche. Se podía acceder a una mesa fría y a un servicio de espeto corrido y postres. Desde que arrancó la cuarentena, está cerrado y no ofrece delivery. Sólo pueden verse en el local, los carteles de los trabajadores reclamando sus salarios.

En una charla con BAE Negocios, Juan Toselli dueño de Rodizio explicó: “La situación es difícil, lo peor es tener incertidumbre. Estoy buscando un socio, hacer una alianza con alguien para volver a abrir. Me tengo que aggiornar, ya no puedo ofrecer mesas frías, tenemos que cambiar el estilo. El espeto puede seguir, pero hasta que no haya vacuna, la gente no puede amontonarse en las mesas frías. Me gustaría asociarme con alguien del sector gastronómico, para que se asocie o se haga cargo para que no se pierdan las 60 fuentes de trabajo”.

Sobre las protestas de sus empleados, Toselli señaló: “La gente tiene razón, no les pude pagar el mes de marzo, en abril les tenía que pagar el 25% del sueldo y sólo pude pagarles $6000 y no pude pagarles mayo. Todos los trabajadores sobreviven con el ATP. No renuncio al pago, ni me escondo, esta devengado en los balances. Estoy intentando sacar un crédito pero la ayuda de los bancos es nula, sólo el Gobierno nos está ayudando”.

El único pago que les hizo, no fue fácil de hacerlo. “Después de la revuelta que hicieron los trabajadores, por un reclamo que considero justo,  conseguí plata. Lo tuve que pasar por la cuenta de mi mujer, para que no me lo absorba el banco en mi cuenta. Ahora nos están llegando cartas para que justifique de dónde salió esa plata y parezco un narcotraficante”, señaló.

Sobre el fin de la concesión en agosto de este año señaló:”No soy el único al que se le vence el contrato, a todos nos pasa lo mismo. Yo estoy gestionando una prórroga, no se sabe si será por cinco o diez años, espero que salga. Si sale y consigo socio, pasaremos esto y volveremos a abrir”, confío a BAE Negocios. Sabe que todo su negocio cambiará, los eventos que eran claves, ya no se sabe si volverán en breve.

Otro tema no menor es resolver su concurso de acreedores. Maillol S.A. presentó en enero una propuesta para cancelar la deuda que ronda en 43 millones a la AFIP, más 16 millones a privados, lo que da un total de $59 millones.  Pero Toselli aclaró: “El concurso estaba homologado para el 28 de febrero, pero como salió un moratoria de la AFIP que iba a anular multas, pedimos poder presentar otra propuesta. Nos dieron plazo hasta el 17 de abril y nos agarró la cuarentena, ahora no sabemos si se postergará por 180 o más”.

La situación es compleja y Toselli lo sabe. Los trabajadores temen perder todo, no cobrar los sueldos adeudados y quedarse sin trabajo si en agosto no se renueva la concesión. Juan Toselli comprende el reclamo, pero asegura que no cuenta con la plata para pagar. En medio de la pandemia, sin sueldo y sin obra social, es un panorama sin salida. Otro caso más que si no tuvieran el ATP no tendrían ni para comer.

Más notas de

Graciela Moreno

Los dueños de Kentucky lanzan Chicken Chill para dar batalla a KFC

La nueva cadena argenta de fast food de pollo

Boom de heladerías sociales: se abren en una casa y dan una ganancia de $100.000 al mes

Celeste Santiago de la familia fundadora de Grido con Julia que abrió una de las primeras heladerías Vía Bana en La Matanza

Una cadena de hamburguesas ofrece juegos de mesa, metegol y DJ en vivo

Marcelo Salas con los socios de Holy

Cinépolis no puede abrir su complejo de cines de Plaza Houssay donde invirtió 4 millones de dólares

Todo el campus está abierto, menos el cine.

Lucciano's invierte $500M y abre la planta de helados artesanales más moderna del mundo

Mar del Plata tendrá desde Septiembre, la planta de helados artesanales más moderna del mundo

Sin empleados, un almacén abrirá de noche sólo para sus clientes

Sin empleados, un almacén abrirá de noche sólo para sus clientes

Havaianas fabricadas en Argentina se exportarán a Estados Unidos y Europa

Matías Blanco, CEO de Grupo Blanco, redobla su apuesta en el país

La aerolínea "ultra low cost" Viva Air comenzó a operar en Argentina

La aerolínea colombiana Viva Air ofrece vuelos ultra low cost a Colombia

Dos empresarios construyen un barrio para sus empleados y dan trabajo a personas con autismo

Dos empresarios construyen un barrio para sus empleados

Landmark invirtió 10 millones de dólares: abrió la primera tienda departamental de lifestyle de Argentina

Federico Arslanian, socio y gerente general de Tiendas Landmark