La ciudad de Rosario aclaró que la municipalidad tratará a los conductores de Uber como ilegales, ante la inminente llegada del servicio de transporte a la localidad. Como en el caso de otras ciudades y por el reclamo de taxistas y remiseros, la municipalidad no hará excepciones con la multinacional y exigirá una licencia para el transporte de pasajeros.

Quienes se asocien a Uber y conduzcan ilegalmente tendrán sanciones de hasta 20 mil pesos y se les retendrá la licencia de conducir, confirmó el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Gustavo Zignago. En este sentido, las regulaciones son muy similares a las de la Ciudad de Buenos Aires, en donde el servicio es considerado ilegal y las multas ascienden a los 100 mil pesos.

"Es una unidad de negocios que no tiene posibilidades de funcionar bajo la normativa vigente en la ciudad. El Estado no renunciará a su capacidad de hacer cumplir las ordenanzas", advirtió Zignago en diálogo con el programa “El primero de la mañana” de LT8 . "Tal cual se presenta, Uber es inviable para que pueda trabajar de manera regular en la ciudad. Las áreas de control del municipio seguirán trabajando sobre el sistema de transporte", agregó el funcionario.

La empresa, sin embargo, sostuvo que llegarán a la ciudad y mencionaron que actualmente existen 117 mil rosarinos que se descargaron la aplicación en su celular y 17 mil personas con autos particulares que están interesadas en trabajar.

Por eso, Zignago adelantó que se van a incrementar las estrategias para detectar la actividad de Uber, porque "como estado, no se resignan a hacer regulaciones y controles" frente a una situación "que se reitera en el mundo" y "genera tensiones".

Por qué no se habilita Uber en Rosario

Según explicaron desde la municipalidad, Uber no se adapta a las regulaciones de transporte vigentes. "Hoy un taxista o remisero cuenta con un carné profesional. Para obtener esa licencia hay toda una instancia de capacitación. Esa capacitación redunda en la seguridad en el transporte", explicó Zignago.

Además, la ciudad cuenta con un sistema de control sobre los vehículos, que garantiza "las cuestiones mecánicas y de higiene de los coches", y un monitoreo de los taxis que permite rastrear vehículos en caso de pérdida de objetos. 

Uber no se adapta a las normativas vigentes

En este sentido, Uber no podría ser controlado de ninguna manera por el Estado. "En el caso de taxis y remises, las tarifas se fijan en el Concejo Deliberante, que es el ámbito más democrático de la ciudad. Si la tarifa queda a merced de lo que pueda fijar alguien en forma arbitraria, al que no se le conoce el nombre ni apellido, ni domicilio, es contradictorio con la función del Estado”, resumió el el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Rosario.

El rechazo de taxistas y remiseros

La plataforma  Uber ya anunció oficialmente que ofrece en la ciudad servicios de traslado para trabajadores esenciales y profesionales de la salud. Además, apela a un mensaje convincente para atraer nuevos conductores: "Ganá un mínimo de 19.500 pesos en tus primeros cien viajes".

Históricamente, los taxistas rechazaron la presencia de Uber en la ciudad, ya que no se adaptan a los controles o leyes necesarios. Rosario no fue la excepción. En el mediodía de este miércoles hubo una concentración de los "trabajadores del volante" en la plaza 25 de Mayo, frente a la Municipalidad con el objetivo de visibilizar el malestar del sector.

Allí mantuvieron una reunió con el intendente Pablo Javkin, en la que acordaron en rechazar a la aplicación. "Hemos ratificado la posición del municipio. No existe un servicio de estas características que encuadre en un regimen legal vigente y cualquier circunstancia que detectemos en la geografía de la ciudad será perseguido y sancionado”, alertó Zignago, que también participó de la reunión.

En tanto, en paralelo los concejales del Frente de Todos, Eduardo Toniolli, Norma López y Alejandra Gómez Sáenz, presentarán este viernes una denuncia administrativa ante la Municipalidad contra Uber y Maxim, haciendo eje también en que prestan servicios de transporte de pasajeros en Rosario sin ningún tipo de habilitación.

La protesta de los taxistas por la llegada de Uber

Por otra parte, el titular de la Cámara de Remises de Rosario, Alfredo Gordo, dijo que " Uber está acostumbrado a hacer lo que quiere, pero tenemos la palabra del intendente Javkin que no lo va a permitir".

"La empresa alega que funcionan como una changa; es una manera de tentar a la gente con la situación económica y la pandemia, pero para nosotros es una fuente de trabajo", remarcó Gordo, según reportó El Ciudadano.

En ese sentido, sostuvo que la aplicación telefónica de movilidad “va a tratar por todos los medios de ingresar a la ciudad, de a poco porque no pueden entrar de golpe pero no lo van a lograr porque no quieren respetar la legislación”. Sin embargo, admitió: “Si la empresa acata las normativas municipales bienvenido sea porque son más fuentes de trabajo”.

El titular de la Cámara de Remises explicó luego que para trabajar “como corresponde”, Uber debería “tener como mínimo diez licencias habilitadas, oficinas en la ciudad, personal anotado y permisos en regla como pide el servicio público”.

En referencia al petitorio que entregaron al Concejo, Gordo dijo que “no sólo va para Uber sino para todo aquel que este trabajando con un coche ilegal y la sanción tiene que ser muy dura. Que no sea una multa de 500 pesos y al rato salga a trabajar de nuevo. Pedimos que saquen una ordenanza donde al dueño del vehículo le apliquen una multa como corresponde y al chofer le saquen el registro por seis meses”, cerró.