Después de 23 años, su carrera como basquetbolista profesional llegó a su fin. Ayer, Manu Ginóbili, quien para muchos es el deportista argentino más importante de todos los tiempos, dijo oficialmente adiós a través de su cuenta de Twitter.

Dejó atrás un comienzo en la Liga Nacional jugando para Andino de La Rioja, sus años en Europa y 16 temporadas en la NBA con los San Antonio Spurs en donde, sólo por salarios, embolsó u$s130 millones. Además, ganó varios millones más por los diferentes contratos publicitarios que cerró a lo largo de toda su carrera. La bebida Gatorade fue uno de los sponsors que lo acompañó en gran parte de su carrera.

Su primer gran acuerdo lo logró en 1998 cuando pasó a Reggio Calabria (Italia), que le pagó 750.000 dólares por tres años. Y en 2000, el también club italiano Kinder Bologna se lo llevó por 2.800.000 dólares para jugar otros tres años.

Su buen rendimiento lo llevó a los Spurs. En sus primeras temporadas, sus salarios casi no se movieron: cobró primero u$s1,3 millón el primer año y el segundo u$s1,4 millón. En la temporada 2016-17 llegó a percibir u$s14 millones. Este año había arreglado un acuerdo de u$s2,5 millones.

Ladrillos

En Argentina, el jugador bahiense incursionó en algunos negocios inmobiliarios. Puntualmente, apostó varios millones en un complejo turístico en el balneario rionegrino Las Grutas y también llevó adelante un desarrollo en el balneario bonaerense de Monte Hermoso.

Además, ha realizado varias inversiones inmobiliarias en los Estados Unidos, sobre todo, en la ciudad de Miami y en San Antonio (Texas), en donde reside actualmente.