El histórico ingenio San Isidro, ubicado en la localidad de Güemes, provincia de Salta, parece haber encontrado una salida. Cuando el 20 de enero cerró sus puertas en forma inesperada, quedaron 750 trabajadores en la calle. El grupo peruano Gloria, tras presentar un Procedimiento Preventivo de Crisis, decidió echar a todos y les pagó sólo el 50% de la indemnización. Tras una prolongada lucha, fue vendido al empresario tucumano Jorge Rochia Ferro.

Hasta el 10 de agosto, hay secreto de veda, pero todo indicaría que Rochia Ferro, reabriría el ingenio. Este empresario es dueño del grupo azucarero Los Balcanes, dueño de tres ingenios, una universidad y hoteles.