Bitcoin, la primera criptomoneda en ver la luz del día hace poco más de una década, nació con la clara de intención de ser una primera cuña en la descentralización de los sistemas de pago, y aunque en parte cumple esa función en las más bien contadas ocasiones en las que se usa para comprar o incluso como parte de un salario, lo cierto es que en la mayoría de los casos esta y otras criptomonedas se acumulan como inversión a largo plazo, se compran y venden en periodos más cortos para aprovechar rallies alcistas o bajistas e incluso se depositan en staking para que el interés compuesto vaya haciendo su magia mientras se contribuye a la validación de nuevos bloques de la blockchain, antes que utilizarlas para su propósito originario de servir como moneda.

 

Pero las criptomonedas pueden tener un papel totalmente práctico a la vez que cotizan, como por ejemplo aquellas que pueden comprarse o se ofrecen como recompensa en una aplicación por colaborar en su mejora y actualización continua y que luego pueden utilizarse en la misma para realizar pagos de servicios como ocurre en el caso de la empresa SeaCoast, que en breve lanzará la ICO de su propia criptomoneda, $COAST, y que utiliza las nuevas tecnologías como la blockchain y los smartphones para facilitar la navegación litoral o la tramitación de los servicios portuarios para hacer la experiencia mucho más cómoda y, más importante aún, más segura.

 

ShoreView, PortView y PaperBoat

 

Articulandose en torno a tres aplicaciones; ShoreView, PortView y PaperBoat, SeaCoast pretende ofrecer a sus clientes las herramientas para conseguir una navegación costera mucho más segura, gestionar amarres y servicios portuarios y ofrecer una navegación en los puertos -bien para encontrar el amarre alquilado o bien para salir navegando de las instalaciones- también más sencilla, al ser esta actividad la que concentra la mayoría de los siniestros en navegación privada con embarcaciones de alquiler.

 

https://lh3.googleusercontent.com/HJ3qdGF5ThbK60FJIxhiY_FAUSng29kjLO32NmanZWaCMBzdwpPHJfpiRB3pcZPzg_U0CToz2Gr3l5krypFDkEfJTH4FiH3uhmnl5yCRPsEf7kqtNUyvPIa98T-DtEWUzgU6tevI0aAH_HOCxw

 

ShoreView es una aplicación que ofrece a los pilotos una navegación mucho más segura al presentar en la pantalla del smartphone u ordenador todo tipo de peligros como rocas ocultas o bancos de arena gracias a la realidad aumentada, una tecnología que en una representación digital de la realidad presenta elementos virtuales, en este caso los peligros para la navegación, que por encontrarse bajo la superficie marina podrían pasar inadvertidos hasta que fuera demasiado tarde, y que se complementa perfectamente con PortView, la aplicación que se utilizaría una vez se quiere entrar o salir del puerto. La información para la navegación portuaria o litoral la proporcionan los navegantes usuarios de SeaCoast o los propios puertos, los segundos porque obviamente están muy interesados en que la navegación por sus instalaciones sea lo más segura y cómoda posible, y los primeros porque, además de contribuir a la seguridad colectiva haciendo gala de la consabida solidaridad entre los que se enfrentan a los inclementes y caprichosos mares, obtendrán unidades del token de SeaCoast, $COAST, el cual luego podrán utilizar para realizar pagos de servicios en la plataforma, ganando al compartir información con el resto de navegantes de forma sencilla mediante la plataforma.

 

https://lh3.googleusercontent.com/PvTBUKI2f1aC-f8JWWFsdimqEn56KG_U9R3JuqsqW-Cglg07aSy3dKj9WD8Hq517nG-Rg4pj_YDEX65lMk_hurO8Uat-vG5bjKXLLPdP3viM0IYEPaN7UJOcNjcCXUxT3AaZPwlI4hZelG3wsA

 

La otra aplicación de la tríada que ofrece SeaCoast es PaperBoat, la cual se utiliza para contratar servicios en puertos o clubs náuticos como los amarres, a los que se llegaría con más seguridad gracias a la aplicación PortView. La propia aplicación se describe como una solución para los puertos y para los usuarios de los mismos al simplificar y optimizar la puesta a disposición de los servicios de los puertos, ahorrando estos dinero, y al permitir a los usuarios reservas en tiempo real y pagos seguros en la propia plataforma.

 

Las cuatro patas de SeaCoast, a saber, las tres aplicaciones y su token $COAST, pretenden conjugarse para lograr un salto adelante tecnológico en un ámbito, el marino, que necesita de los últimos avances para ofrecer una experiencia más segura y amigable en uno de los entornos sobre el que los seres humanos tienen menos control incluso en pleno siglo XXI y que puede haber pecado de quedarse un poco rezagado tecnológicamente, al menos en el ámbito civil de los pequeños navegantes que lo hacen por placer.