El lunes pasado representantes de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA) y de la Mesa de Enlace, volvieron a reunirse para seguir buscando puntos de encuentro que permitan llegar a un principio de acuerdo para así establecer las bases de la futura nueva ley de simientes. Sin embargo el debate sigue trabado entre el uso propio y el cobro por la tecnología.

El encuentro que se desarrollo en Coninagro giró como siempre en la iniciativa de las compañías que tienen el 100% de negocio de trigo. Muchas de ellas cuentan con productos que salieron a la venta en el 2007 y que dependen en un 50% de sus ingresos. Es el caso de Don Mario, donde su presidente Gerardo Bartolomé explicó “el costo y esfuerzo” que hace su compañía para llegar a un entendimiento con los productores.

A esto se suma la soja, para lo cual las semilleras propusieron como se sabe que el corte sea al 2010. En este punto una de las voces cantantes la llevo el gerente general de Dow, Juan Carlos Rojas. Además contó con la participación de dos nuevos actores.

Es el caso del flamante presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pellegrina y el vice presidente de la Federación Agraria Argentina, Ariel Toselli. Ambos dirigentes nunca habían participado y más aún la FAA, que se había ausentando de las reuniones.