La petrolera Shell Argentina firmó un contrato con la empresa Transportadora Gas del Sur (TGS) para la construcción de una nueva planta de tratamiento de gas, en el bloque de Bajada de Añelo de la formación de Vaca Muerta.

Shell contrató a TGS para la provisión de servicios midstream de deshidratación, filtrado, regulación y medición de gas con una capacidad de hasta 1 millón de metros cúbicos por día, a la boca del pozo del bloque Bajada de Añelo que opera la petrolera, acordando un plazo mínimo de dos años de estos servicios.

Hacia fin de año, ambas empresas prevén firmar un nuevo acuerdo para inyectar la producción en el gasoducto Vaca Muerta Norte, que será acondicionada en la planta Tratayén, dos obras que TGS construyó y puso en funcionamiento en 2019 en la cuenca neuquina.

De esta manera, se convertirá en la octava empresa conectada al sistema de gasoductos de la transportista, sumándose a Pluspetrol, Pampa Energía, Exxon, GYP, Total, Tecpetrol, e YPF, confirmando un modelo de negocio de contratación de todos los servicios midstream, externos al rol principal de perforación.

Ambas compañías consideraron que el acuerdo tiene el "potencial de ser un modelo futuro para toda la industria", y "un primer paso de muchas otras oportunidades de cooperación".

De esta manera, destacaron que el proyecto consolida la presencia de TGS como midstreamer en la cuenca neuquina y le permite a Shell seguir ganando eficiencia y conocimiento en su bloque.

En ese sentido, la petrolera ratificó que seguirá haciendo foco en la perforación, complementación y testeo de pozos con la finalidad de obtener datos de reservorios que le permitan optimizar su proyecto de desarrollo del bloque que opera junto a YPF como socia.

El CEO de TGS, Oscar Sardi, afirmó que "el acuerdo con Shell consolida la visión integradora y el modelo de negocios que proyecta a la empresa como el socio estratégico ideal capaz de satisfacer con la provisión de sus servicios todos los eslabones de la cadena de valor del gas natural".

La transportista invirtió USD300 millones en Vaca Muerta para la construcción del gasoducto de 150 kilómetros, que atraviesa 30 áreas productivas de la formación, y permitirá el transporte de hasta 60 MMm3/d, que serán acondicionados en la planta construida en Tratayén.

La capacidad de acondicionamiento inicial de esta planta es de 5 MMm3/d, y será ampliada en el futuro mediante la instalación de módulos que acompañarán el ritmo de desarrollo de las reservas.

Por su parte, Sean Rooney, presidente de Shell Argentina destaco la posibilidad de contar con "una empresa de midstream como TGS que se acerque cada vez más a boca de pozo como sucede en las operaciones de no convencionales más importantes del mundo".

En la actualidad la petrolera opera los bloques de Sierras Blancas, Cruz de Lorena, Coirón Amargo Sur Oeste y Bajada de Añelo y mantiene un porcentaje de participación en el bloque Bandurria Sur, operado por YPF, y en dos bloques operados por Total Austral: La Escalonada y Rincón La Ceniza.