Muchos dicen que hay un whisky para cada persona. También que es imposible que exista una persona a la que no le guste el whisky, sino que simplemente no encontró el indicado. Tiene todo el mundo para buscarlo: las islas británicas lo vieron nacer, en Estados Unidos tomó un nuevo color y en Japón se volvió exquisito. Pero emprendimientos hay en todo el mundo, y en Argentina también. En el país, que tiene un potencial enorme para desarrollar esta industria, surgieron emprendimientos muy interesantes que hacen honor al whisky, calificado como "la bebida más noble". 

La historia del whisky en Argentina es corta, pero muy rica. "Argentina siempre fue un gran consumidor de whisky blend, pero en los últimos diez años se empezó a consumir mucho whisky de malta, su consumo está creciendo enormemente", consideró Néstor Serenelli, maestro destilador del pionero La Alazana. El consumo aumentó considerablemente, y con él los interesados en destilar. 

Según consideraron quienes destilan whisky en el país, Argentina tiene todo para ser un gran productor de whisky: los campos donde se cultiva la malta, el agua para hacer el whisky, y un enorme conocimiento por parte de expertos. Son muchos los proyectos  que existen, y muchos por venir. Actualmente, hay cuatro marcas que ya se comercializan y una que está al caer. Además, dos emprendimientos colaborativos le dan al whisky un "toque argentino" único. 

Día Internacional del Whisky

La Alazana

Es el primer Single Malt argentino y el pionero del whisky nacional. Néstor Serenelli y Lila Tognetti se dedican a tiempo completo a la bebida, con una enorme inversión y dedicación. De hecho, Lila hizo una maestría de cinco años en la universidad de Heriot-Watt en Escocia, y trajo el conocimiento hasta la Patagonia para hacer un producto premium y nacional, que se hace desde 2011 y se convirtió en un referente a nivel nacional y cuenta con un gran reconocimiento a nivel mundial. No venden nada con menos de 6 a 7 años de añejamiento, y la idea es que no tengan menos de 8 a 10 años. 

La Alazana, el primer whisky 100% argentino

Serenelli comentó a BAE Negocios: "La característica principal de nuestro whisky es la región en donde estamos. Cultivamos nuestra propia cebada en campos cerca de El Bolsón, donde tenemos un muy buen clima par ala maduración. El agua de la cordillera forma parte del proceso y hace al whisky maravilloso". 

Tienen dos botellas: La Alazana clásico, de 46 grados de alcohol, y La Alazana Sherry Cask, de 56,6%. Su valor es de 14.000 y 20.000 pesos, respectivamente. Se venden únicamente en la destilería en la Patagonia, y "faltan unos cuantos años para vender online". Además, con Inglaterra hacen venta anticipada a 10 años.

EM&C

El whisky está hecho en un destilador de cobre, con agua de Luján, Provincia de Buenos Aires. Es un single malt añejado en barricas de roble americano o francés, que son ex whisky, ex jerez o ex bourbon. Tienen un mínimo de tres años de maduración y están embotellados a 43 grados de alcohol.

Tiene una versión clásica y una versión ahumada. El grano es importado de Escocia, pero todo el proceso de destilación se hace en Luján. Para Santiago Mignone, el diferencial de EM&C está en la materia prima con la que se hace: "Es la mejor que se puede conseguir". Además, destacó el agua que se usa y el tiempo que se le dedica al proceso. "Apurarlo te corta la cabeza y la cola, que es donde tenés la mayor cantidad de aromas y sabores", explicó, al tiempo que aclaró que "no hacen un producto en serie que para lograr cantidad se descuida la calidad".

Se vende por su página web, mediante su cuenta de Instagram y en su destilería. El precio del whisky Peated es de 11.000 pesos. En los próximos días lanzarán una nueva edición del Classic. 

Madoc

Es un single malt escocés, con malta de cebada, levadura y agua producido en Dina Huapi. "En toda esta zona el agua es excepcional, muy buena calidad. Es agua de deshielo, prácticamente pura", explicó Pablo Tognetti, dueño de la marca. 

Madoc empezó a destilarse en 2015

"En Argentina la gente prefiere un whisky más suave, por lo que el mío es liviano y con todos sus sabores. Mis destiladores tienen columnas de cobre muy altas que ayudan a que haya más reflujo. Eso hace a un whisky de características muy diferentes", agregó. Además, lo describió como "un whisky liviano: no golpea, no tiene un retrogusto fuerte, sino uno prolongado, pero también suave". 

Se vende solamente en la destilería a 11.000 pesos. Más adelante, Madoc piensa en puntos de venta en Rosario, Mar del Plata, Córdoba, Buenos Aires.

Whisky Casares

Es un whisky producido en Casares, provincia de Buenos Aires, por el médico cirujano Ricardo Satulovsky. Es un single malt con tres medallas consecutivas de plata, que ganó entre 2017 y 2019 en San Francisco.

Tiene un añejado de mínimo 3 años en barricas de Roble Americano, donde ya fueron añejados bourbons, y luego de ese primer añejamiento se realiza un añejamiento final conocido como finishing en barricas que contuvieron sherry durante un año como mínimo. "Sigue las leyes del proceso que se hace en Escocia", explicó Agustín Balbuena, brand ambassador de Casares. 

El whisky Casares nació en 2015

"Ricardo consiguió barricas de 50 a 100 litros, donde primero empezó con Jerez de San Juan y después pasó a la versión Malbec. También le dio una barrica a un productor vitivinícola de Mendoza y otra a un cervecero de platense que hacía una versión stout. Después, esas barricas volvieron y las usó para nuevas versiones del whisky Casares", contó Balbuena.

Para conseguirlo, puede consultarse en whiskycasarescomercial@gmail.com o en la cuenta de Instagram del emprendimiento. 

The Williams Casanegra

Es el primer whisky 100% andino, que todavía no salió a la venta en el país, pero lo hará el año que viene. Según contó Cristian Williams, mentor del proyecto junto a sus hermanos, el whisky tiene terminaciones en barricas de jerez, calvados, pisco, oporto y coñac —"realmente un lujo, porque estamos creando en barricas de coñac, que han tenido coñac por más de 50 años"—.

"Nos damos el placer y el lujo de estar jugando con diferentes barricas para hacer terminaciones un poco más raras, y sabiendo el producto que antes tuvieron ahí: hechos como corresponden, son de primera mano por nosotros y sabemos con qué materia prima lo hacemos", explicó Williams.

The Williams Casanegra llegará el año que viene

El diferencial se nota en "los sabores y las notas de un whisky 100% andino". En este sentido, el dueño de The Williams Casanegra explicó que "no es un whisky que es de Argentina, pero que está hecho con la misma malta que los demás o importada", sino que todo el proceso, de principio a fin, está hecho por ellos. 

Los finish con toque argentino para el Día Internacional del whisky

Además de los single malt, existen dos emprendimientos —proyectos que colaboran entre sí— que importan el whisky desde Brasil y le dan un acabado exótico en barricas, para así darle el "toque argentino". Son estos dos:

La Orden del Libertador

"Encontramos whiskies de cualquier parte del mundo y le damos nuestro toque. Traemos whisky añejo de Escocia primero, pero ahora viene desde Union Distillery de Brasil . Cuando llega a Argentina nosotros lo destruimos poniéndolo en una barrica exótica, en una segunda barrica que tiene que ver con el perfil que le queremos dar a ese whisky. Esas pequeñas ediciones coleccionables son lo que a nosotros nos gusta hacer", le contaron Ezequiel Domínguez y Niovi Angelidi a BAE Negocios.

"Es un whisky clásico con un toque revolucionario, son de barrica única: 150-300 botellas y no hay más. Fuimos los primeros que hicimos un acabado en barricas de vino Malbec argentino. Ninguno de los whiskies argentinos comenzaron haciendo un finish, todos tenían un perfil clásico. Nosotros fuimos directo al acabado exótico, le llamamos 'perfeccionar' el whisky", agregaron.

La Orden del Libertador tiene una amplia variedad de whiskies

Todavía quedan algunas botellas de la segunda edición con acabado en barricas del ícono Luigi Bosca, después de que se vendieran más de 10.000, y preparan una tercera edición. Además, adelantaron un inédito: están haciendo un whisky con finish en las barricas de Chardonnay de Chacra, el mejor vino del mundo de 2021.

Además, también hacen Bonfire, al que califican como un whisky "súper especiado". Es, en realidad, un licor, ya que tiene 29 grados de alcohol. Tiene canela, peperoncino, pimienta de cayena, entre otros. "Apunta a un público más joven, a hacer cosas diferentes. Es un licor que tiene la misma receta y se puede tomar en cocktails, para cocinar, para ponerlo en el té", describió Angelidi.

Free Spirits también ofrece la opción de Bonfire, un licor que tiene un sabor de "un whisky súper especiado"

Los whiskies de La Orden del Libertador y Bonfire, producidos por la compañía Free Spirits, pueden adquirirse en este link, con precios que van entre los 3.000 y los 12.000 pesos. 

Barricada

Es un whisky producido con La Orden del Libertador que tiene un acabado en barricas de Malamado, el primer vino fortificado de Argentina. La bebida tiene características únicas: con un destilado de 12 años, no está filtrado ni coloreado, y tampoco tiene correcciones. Viene directo de la barrica.

“Es un producto final de 51 grados de alcohol con características que son como el cruce de los dos mundos, porque es un whisky de grano, que tiene su mayoría de maíz, pero que pasa por barricas de Oporto. Entonces tiene algunas características que son del mundo del Scotch y otras del mundo del bourbon. Hay un rasgo de identidad local que quiere ser ni bourbon, ni scotch ni japonés ni nada, sino que tiene como una cosa más lúdica, que nos permite pequeña escala con esa idea de colaboración”, explicó Julián Díaz, uno de los impulsores de Barricada.

Barricada 43 y 51, producto de la colaboración entre 878 y La Orden del Libertador

Producen actualmente menos de 2.000 botellas al año, y cada 12 meses hacen barricas nuevas. Las botellas se venden casi en su totalidad dentro del bar, en Thames 878. Tienen dos tipos: de 51 y de 43 grados de alcohol. 

Según recomendó Julián Díaz a este medio, "el 51 se toma con un poco de agua fría para suavizarlo un poco, porque 51 grados de alcohol lo hace bastante fuerte. Nunca con soda, porque la soda cambia el sabor". Por otro lado, dijo: "El 43 me gusta mucho en coctelería. Me encanta en el Manhattan o el Old Fashioned. Tiene lo mejor de los dos mundos: un perfil de la fruta y de la madera del Oporto y no es un whisky tan dulce como un bourbon".
 

Más notas de

Santiago Basso

Procrear: los arquitectos que ayudan con los proyectos para la casa propia en YouTube

Los arquitectos que ayudan con los proyectos Procrear en YouTube

Dexter inauguró su nuevo local con una apuesta al "retail unificado"

Dexter inauguró su nuevo local con una apuesta al "retail unificado"

Siete marcas argentinas para celebrar el Día del Mundial Whisky

Siete marcas argentinas para celebrar el Día del Whisky

Los cinco lugares para festejar el Día Mundial del Whisky en Argentina

Los cinco lugares para festejar el Día Mundial del Whisky en Argentina

Día Mundial del Whisky: los emprendimientos que forjaron el whisky argentino

Día Mundial del Whisky: los emprendimientos que forjaron el whisky argentino

Vivir por y para el whisky: vida y obra del argentino con un museo récord que busca que la bebida llegue a todos

La historia del argentino récord que busca llevar el whisky a todos

Día Mundial del Whisky: cómo la bebida se alejó del estereotipo y es sinónimo de inclusión

Cómo el whisky se alejó del estereotipo y es sinónimo de inclusión

Por qué creció el consumo del whisky en Argentina

Por qué creció el consumo del whisky en Argentina

Argentina tendrá el primer whisky "100% andino" del mundo, de calidad premium y destino de exportación

Argentina tendrá el primer whisky "100% andino" del mundo

Globant apuesta a los datos y la inteligencia artificial para transformar a los bancos

Datos e inteligencia artificial para transformar a los bancos