Durante el último encuentro de la Mesa de Carnes, a la cual asistió el presidente Mauricio Macri, los frigoríficos exportadores aseguraron que no había aumento en las carnicerías luego de la devaluación. Sin embargo, las alzas ya fueron aplicadas desde el miércoles pasado. Para los matarifes la industria tuvo una "visión parcial" y "distorsionada" sobre el consumo local, y adelantaron que los aumentos continuarán. La caída en el ingreso de animales al mercado es motivo del ascenso de los precios.

El ingreso de animales a Liniers pos PASO marco una baja del 47% y los precios crecieron un 15%

Luego de las idas y vueltas en el tipo de cambio apenas conocido el resultado de las PASO, el ganadero decidió no enviar su hacienda hasta tanto el dólar se estabilice. Esta situación tuvo un impacto en el precio de los cortes, que muestran a la fecha subas en torno al 10%.

"La media res pasó de los $130 por kilo a los $150, lo que habla de una suba del 15% el cual ya fue traslado a los cortes", sostuvo el vicepresidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores, Sergio Pedace, quien agregó: "lo que pasa acá es que los frigoríficos dicen que no sube porque le van a dar carne barata a los supermercados".

Pareciera entonces que la industria le mostró el diario de Yrigoyen a Macri.

Desde el Consorcio de Exportaciones Argentinas (ABC), su presidente Mario Ravettino, negó los dichos. "Nosotros hablamos sobre nuestro programa de entregas de carne a los supermercados y de bocas de expendio propio", dijo.

Respecto de las subas, sostuvo: "Se puede haber trasladado a las carnicerías, pero no a los supermercados. Mas allá de eso, el aumento está por debajo de la inflación. Hoy es más barato un pedazo de vacío que un chicle", destacó el empresario.

Con datos aportados por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), a mayo pasado la carne alcanzaba un alza anual del 64,3% mientras que la inflación era 54,7%. En septiembre con los números finales se sabrá realmente la relación entre ambos indicadores.

Lo cierto es que "el productor está tratando de ver qué es lo que está pasando, con lo cual hasta que no se aclare un poco el panorama, se van a retener los animales", dijo a BAE Negocios el ganadero y vicepresidente tercero de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Mariano Williams.

Efectivamente. La semana pasada, sobre datos publicados por el Mercado de Liniers, entre el lunes y miércoles se comercializaron 13.100 animales mientras que la anterior fueron 19.275, la baja fue del 47%.

"La carne va a subir si se siguen retasando el ingreso de hacienda. Los ganaderos están especulando para ver qué pasa, pero no lo pueden sostener mas de 15 días", argumentó el presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina ( Ciccra), Miguel Schiariti.

La industria le aseguró al Gobierno el envío de cortes “baratos” a los supermercados

Lo cierto es que la poca oferta produjo un alza de los precios ante una demanda que está estable. La categoría novillitos, que venía teniendo un valor promedio de $66 el kilo vivo, pasó a $72 tres días después de las PASO. Ayer cerró en $74 aunque la oferta trepó a los 10.092 animales. Los operadores recordaron el feriado del lunes. Será entonces que los valores pueden retroceder, pero no se espera lo mismo en las carnicerías.

Los comercios recordaron que los altos costos que deben afrontar están influenciados principalmente por las tarifas y las cargas sociales. En ese contexto reconocieron que "pueden dejar de ganar plata, pero no perder". "A fin de mes hay que pagar los impuestos", señalaron.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos