Con tasas que hoy superan el 50%, un dólar inestable y la inflación que no cede, el campo decidió que retendrá sus granos pensando en los gastos que deberá desembolsar en la próxima campaña 2019/2020. Lejos estará de comprar alguna pick up, y ni hablar en pensar en adquirir maquinaria agrícola para el trabajo diario. Sin el movimiento de las industrias, el interior será el primer perjudicado por la poca venta de los cultivos, necesario para reactivar la mano de obra en las fábricas.

Solo basta ver los números de comercialización de soja que publica la Secretaria de Agroindustria semanalmente para comprobarlo. Hasta el 13 de febrero, las ventas del poroto ascendían a 5,7 millones de toneladas, un 33,7% por debajo de los 8,6 millones de hace un año.

"Sobre una cosecha de 52 millones de toneladas de soja, hoy el productor solo tiene vendido un 10%, de los cuales un 3% se hizo bajo la modalidad a fijar precio", señaló desde la consultora PBY Agro, Gustavo Picolla.

Los pocos negocios son entendibles. El precio de la soja a mayo próximo, mes en que el campo debe entregar parte de su mercadería, cotiza a u$s239 la tonelada. Hace un año se pagaba a 318 dólares. La baja es del 25,5 por ciento.

"No hay duda de que en el actual clima financiero crediticio, el productor va a guardar su mercadería porque se va a tener que autofinanciar para la próxima campaña empezando por el trigo", dijo el consejero de Coninagro, Marco Giraudo, quien agrego: "esto significa vender a medida que va viviendo, es decir que si hay un buen precio en algún fertilizante, compra, lo mismo en semillas, combustible, es una cuestión de oportunidades".

Giraudo reconoció que "todas las ventas y compras de insumos no se hacen de una sola vez en mayo sino que se extenderá hasta diciembre en la medida de lo que se va necesitando".

En la misma línea el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Matías de Velazco advirtió que "las ventas que se vieron últimamente de vientres de hacienda es porque no hay plata, con lo cual se debe echar mano a lo que sea".

El panorama es complicado. Si hay una buena cosecha de soja, falta todavía un mes y medio, el productor quedará con poco capital de trabajo puesto que viene con una deuda atrasada del año pasado. Si bien la campaña de trigo fue buena y la oleaginosa viene en óptimas condiciones hay zonas como Buenos Aires y Córdoba donde persiste la sequía.

En definitiva no se ve un escenario de un productor invirtiendo. Hoy ya hay una recesión en las localidades del interior del país producto de una industria que está frenada. Pese a los 19 millones de toneladas de trigo, los pueblos están parados.

Más notas de

Merino Soto

El campo pidió que la política también "ponga lo suyo"

Último encuentro con las entidades del agro

A horas de asumir Alberto, el campo desacelera la venta de soja

El productor decidió esperar para negociar sus granos

A la espera de un alza en las retenciones, el campo aceleró más de 200% la venta de soja

El campo aceleró más de 200% la venta de soja

“Hay que compatibilizar la rentabilidad y que la población tenga acceso a alimentos en calidad y cantidad”

“Hay que compatibilizar rentabilidad y el acceso a alimentos”

Ex INTA manejará inversiones para pequeños y medianos productores

Los préstamos de bancos mundiales pasaran por las manos de Gabriel Delgado

Nicolás Trotta será el ministro de Educación de Alberto

Nicolás Trotta será el ministro de Educación de Alberto

Luis Basterra será el próximo ministro de Agroindustria

Luis Basterra será el próximo ministro de Agroindustria

Por las alzas en Liniers, la carne subió casi un 10% en noviembre

Por las alzas en Liniers, la carne subió casi un 10% en noviembre

La confianza del campo se derrumbó un 64% tras el triunfo de Alberto

Esperan más retención en soja

Los productores agropecuarios retienen más de US$10.000M en soja y maíz

El campo retiene más de US$10.000 M en soja y maíz