El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, realiza un profundo cambio de su cúpula directiva. Se trata de la modificación más importante desde que llegó a la cúspide del grupo, en abril de 2016. Si todo sigue el curso esperado, hoy serían aprobados por el consejo, publicó el Diario Financiero de Chile.

El principal cambio es la salida del presidente de Telefónica de España, Luis Miguel Gilpé- rez, que será relevado, a iniciativa suya, por su número dos, Emilio Gayo, actual responsable comercial y de marketing que será nombrado presidente ejecutivo.

Junto con España, también se produjeron reestructuraciones en lo que hace a Telefónica Latinoamérica. Allí, una de las principales salidas fue la del argentino Eduardo Caride, presidente de esa dependencia que agrupa todos los negocios del grupo en la zona con la excepción de Brasil.

Tras la partida de Caride, se produce una escisión: la división será separada en dos, norte y sur.

Al frente de Latinoamérica Norte estará el colombiano Alfonso Gómez, mientras que en la Sur estará el argentino Bernardo Quinn.

Con esta modificación se busca hacer más foco en todos los países, para que el reporte sea más ágil y más detallado y se puedan detectar problemas con mayor rapidez.

El área norte, con Ecuador, Venezuela, Centroamérica, Colombia y México es responsable de unos 4.000 millones de euros de ingresos, un tercio del conjunto de Latinoamérica, mientras que el área sur, que engloba a Argentina, Chile, Perú y Uruguay, supone unos 8.000 millones de euros de ventas.

La salida de Gilpérez y de Caride se ha producido a iniciativa de los dos directivos, que habían pedido el relevo, al considerar que ya habían cumplido un ciclo.