El grupo argentino Techint, controlante de Tenaris -empresa que fabrica tubos sin costuras- continúa con el firme propósito de expandirse aún más en el mercado estadounidense.

En las últimas horas, la firma del holding del empresario Paolo Rocca, desembolsó u$s1.209 millones, para comprar a PAO TMK, una compañía rusa fabricante de tubos de acero, la totalidad de las acciones de su subsidiaria estadounidense Ipsco Tubulars.

La operación está sujeta a aprobaciones regulatorias, incluyendo la aprobación de las autoridades de defensa de la competencia de los Estados Unidos.

Ipsco Tubulars es un productor local de tubos para pozos de petróleo y gas OCTG y line pipe, sin y con costura, en los Estados Unidos, con una capacidad anual de producción de 450.000 toneladas métricas de barras de acero, 400.000 toneladas métricas de tubos sin costura y 1.000.000 de toneladas métricas de tubos con costura, con plantas en todo el país.

La adquisición mejoraría la posición de Tenaris y su presencia productiva local en el mercado de los Estados Unidos, ampliando la oferta de productos y extendiendo el alcance de sus servicios. Agrega una primera fábrica de barras de acero en Koppel, complementa la producción de tubos sin costura en Bay City, con una segunda planta en Ambridge e incorporará plantas adicionales de producción de tubos con costura, tratamiento térmico y terminación para servir mejor a los clientes en todo el país.

Paolo Rocca, presidente y CEO de Tenaris comentó que "en los últimos quince años, hemos expandido nuestra presencia productiva en Estados Unidos".

Lazos con Rusia

El acercamiento de Techint a las empresas rusas no sorprende. A principios de febrero anunció que formará un joint venture con la compañía rusa PAO Severstal para construir una planta de tubos soldados en el área de Surgut, en Siberia Occidental. La empresa argentina tendrá un 49% de participación en el holding mientras que su colega rusa conservará el restante 51 por ciento.

El proyecto, que aún debe ser aprobado por los entes reguladores, demandará unos u$s240 millones. La construcción demandará unos dos años y la planta tendrá una capacidad de producción anual de 300.000 toneladas.

Además, también mira al mercado asiático. A principios de año adquirió 47,79% de las acciones de la saudita Saudi Steel Pipe Company (SSP), que produce tubos de acero soldado. Pagó u$s141 millones por la operación.