Luego de que Elon Musk compara unos 1.500 millones de dólares en bitcoin, lo que hizo saltar el precio del criptoactivo, Tesla presentó un informe ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU (SEC), en el que asegura que espera empezar a aceptar bitcoins como forma de pago "en un futuro cercano".

Bitcoin Tesla 

El anuncio que refleja la nueva adquisición de Tesla en las criptomonedas se reflejó en la página 23 del documento con una cita que dice: "A partir de entonces, invertimos un total de $1,50 mil millones en bitcoin bajo esta política y podemos adquirir y mantener activos digitales de vez en cuando a largo plazo. Además, esperamos comenzar a aceptar bitcoins como una forma de pago para nuestros productos en un futuro cercano, sujeto a las leyes aplicables e inicialmente de forma limitada, que podemos o no liquidar una vez recibidos".

Dentro de este plan se incluye la posibilidad de vender los activos digitales por moneda fuerte una vez que se procesen los pagos en bitcoin.

Según indicó Tesla, el objetivo de la nueva política es diversificar e incluir la inversión de activos digitales, lingotes de oro o fondos negociables en bolsa de oro. 

Criptomonedas 

Las cifras extraídas de la presentación a la SEC (los mismos que alejaron a Musk de la cúpula de Tesla), la inversión en bitcoins representa alrededor del 8 % de los 19.400 millones de dólares que tenía la compañía en efectivo y activos líquidos a finales de diciembre.

Luego de la inversión, Tesla anunció que el precio del bitcoin se disparó un 13%, lo que hizo que la criptomoneda tocará un nuevo máximo histórico y siga en aumento. 

Pagos en Bitcoin 

La compañía empezará a aceptar pagos en Bitcoin de cara a que pasen a engrosar también su cartera de activos. Apuntan que pueden ser o no que liquidados una vez recibidos. Lo que genera un riesgo añadido para sus cuentas.

Todo apunta a que parte de los ingresos derivados de la ventas, cuando se utilice el Bitcoin como método de pago, podrán permanecer como activos dentro de las cuentas de Tesla, y no ser convertidos en efectivo corriente.

Esto permitiría a la compañía hacer crecer su cartera de Bitcoin sin necesidad de invertir directamente en la moneda más allá de estos 1.500 millones iniciales.