Como parte de los sectores económicos que se encuentran en una situación crítica en medio de la pandemia, los textiles alertaron por el peligro de que se corte la cadena de pagos y pidieron al Gobierno que tome una serie de medidas para evitar mayores pérdidas.

Desde la Fundación Pro Tejer advirtieron que las empresas del sector textil y de indumentaria "están transcurriendo este período de cuarentena con sus plantas paradas sin ingresos genuinos y sin ventas".

En este sentido, consideraron "cuasi imperioso" que las entidades financieras "actúen como banca de crédito y que cubran los cheques de aquellos clientes para que se acrediten en las cuentas que lo depositaron".

También pidieron a las autoridades que otorguen un plazo de 60/90 días posterior al aislamiento "por esta deuda con baja tasa de interés para lo mencionado, tomando como referencia el 24%".

Sobre la misma línea, "de ser necesario", solicitaron que el Banco Central "modifique normativas para que el banco pueda operar de forma automática y no tenga ninguna traba para facilitar el acceso a esta operatoria a clientes que venían operando normalmente independientemente de que tuviesen carpetas presentadas".

Además, pidieron "que las deudas actuales con las entidades financieras se reformulen, para que no entorpezca esta mecánica propuesta" y "que el Estado, dentro de sus posibilidades, pueda destinar fondos para sostener lo expresado en este texto para que no se corte la cadena de pagos bajo ningún concepto". "Si se rompe la cadena de pagos no hay día después", enfatizaron.