A pesar de que Broadcom abandonó formalmente una oferta para comprar Qualcomm, el fabricante de chips dijo que aún planeaba cambiar su domicilio de Singapur a Estados Unidos.

Broadcom había prometido trasladar sus oficinas centrales a EE.UU., medida que parecía ideada para apaciguar a las autoridades estadounidenses y persuadirlas de dar la venia a las adquisiciones. Ahora que el presidente Donald Trump ha bloqueado el acuerdo de Qualcomm, el fabricante de semiconductores de Singapur podría buscar acuerdos más pequeños en EE.UU., según analistas.

"Broadcom continuará avanzando con su proceso para cambiar de domicilio", dijo la compañía en un comunicado, con lo que concluye oficialmente una batalla de meses para lograr el mayor acuerdo en la historia de la industria tecnológica.

El fin de la oferta pone término a la iniciativa más ambiciosa hasta ahora del máximo ejecutivo de la firma, Hock Tan, en sus esfuerzos por formar un imperio en el segmento de los chips, después de liderar a Broadcom a través de una serie de acuerdos que han remodelado la industria de semiconductores de u$s400.000 millones en los últimos años. La compañía lanzó su oferta hostil en noviembre y fue rechazada rápida y reiteradamente por la administración y el directorio de Qualcomm. Broadcom había estado reuniendo el apoyo de los inversores para revertir la reticencia de su objetivo a un acuerdo, indicó Bloomberg.

Una investigación del acuerdo por parte del Comité de Inversiones Extranjeras de EE.UU. (CFIUS, por su sigla en inglés), que revisa las compras de empresas estadounidenses por parte de inversores del exterior, confirmó amenazas a la seguridad nacional relacionadas con la adquisición por parte de Broadcom, informó el Departamento del Tesoro en una carta a ambas compañías que se publicó el 12 de marzo. Ese mismo día, Trump acogió la recomendación del comité y prohibió el acuerdo.

CFIUS ordenó el 4 de marzo a Qualcomm posponer una junta de accionistas para someter a votación a los nominados de Broadcom para directores. Broadcom pretendía obtener el control del directorio para poder avanzar con su toma de control hostil.