En medio de la polémica por los argentinos varados en el exterior, los costos y el cierre de fronteras para retrasar la entrada al país de la variante Delta, el turismo volvió al centro del debate como una de las actividades económicas más golpeadas por la pandemia del coronavirus como el entretenimiento y la gastronomía

En tanto, un informe publicado este miércoles por la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo (Unctad) reveló que el "hundimiento del turismo internacional" podría provocar una "pérdida de más de 4 billones de dólares" a la economía mundial en los años 2020 y 2021.

"A nivel mundial, el golpe que supuso el Covid-19 para el turismo internacional conllevó una pérdida del PIB de más de 4 billones de dólares solamente en los años 2020 y 2021", estimó el informe de la Unctad, presentado conjuntamente con la Organización Mundial de Turismo (OMT).

El turismo internacional y los sectores que dependen de él sufrieron una pérdida estimada de 2,4 billones de dólares en 2020 a causa del impacto directo e indirecto del fuerte descenso de las llegadas de turistas internacionales.

Una pérdida similar podría producirse este año, según el informe, que precisa que la recuperación del turismo dependerá en gran parte de la distribución masiva de vacunas contra el coronavirus a escala mundial.

"El mundo necesita un esfuerzo global en favor de la vacunación que permitirá proteger a los trabajadores, atenuar los daños sociales y tomar decisiones estratégicas respecto al turismo", aseguró Isabelle Durant, secretaria general temporal de la Unctad para la agencia de noticias AFP.

Los porcentajes de vacunación son muy desiguales, con menos de un 1% de población inoculada en algunos países, y más del 60% en otros.

Turismo internaciones: regiones más afectadas

De los tres escenarios contemplados para 2021, el más optimista en cuanto a la reducción de las llegadas de turistas sitúa esta cifra en un 63% de media.

Según la OMT, los expertos del sector no creen que se vaya a recuperar el flujo habitual de turistas antes de 2023, "o incluso más tarde", ya que los principales obstáculos son las restricciones de viajes, la lentitud para frenar el virus, la escasa confianza de los viajeros y un clima económico desfavorable.

Además de las restricciones y cierres impuestos por los gobiernos, los consumidores han optado por limitar sus viajes.

El estudio también reveló que el número de llegadas de turistas internacionales disminuyó en un 74% en 2021 respecto a 2019, y el inicio de 2021 fue más sombrío aún para la mayoría de destinos, con un descenso mundial del 88% de media respecto al periodo prepandémico.

Las pérdidas turísticas son más importantes en los países en vías de desarrollo. Las regiones más afectadas son el noreste y sur de Asia, Oceanía y el norte de África. Los menos afectados son Norteamérica, Europa occidental y el Caribe.

"Actualmente el turismo internacional se parece al de hace 30 años. Es como si estuviéramos en los años 1980 en términos de flujo", describió Zoritsa Urosevic, de la OMT.

"Los trabajadores no cualificados que se quedaron sin empleo a causa de la caída de turistas no hallarán probablemente empleo en ninguna otra parte", alertó el informe.

La OMT estimó que entre 100 y 120 millones de empleos directos relacionados con el turismo están amenazados.