La Comisión Europea, organismo ejecutivo de la Unión Europea (UE), impuso multas por un total de 546 millones de euros (u$s670 millones), a empresas que se habían agrupado en cuatro cárteles de la industria automotriz.

Los cárteles estaban relacionados con el transporte marítimo de vehículos nuevos, la fabricación de bujías y el suministro de sistemas de frenado, lo que a juicio de la Comisión Europea impulsa los costos de producción de vehículos y daña la industria.

"Al final, sin embargo, los carteles dañan a los consumidores europeos y tienen un impacto negativo en la competitividad del sector automotor europeo, que emplea a unos 12 millones de personas", adujo la comisaria de Competencia (antimonopolio) de la UE, Margrethe Vestager.

El Ejecutivo europeo impuso multas por un total de 395 millones de euros a una empresa chilena, tres empresas japonesas y una compañía de transportes noruego-sueca por operar un cartel entre 2006 y 2012 en el mercado del transporte marítimo de automóviles, camiones, tractores y otros grandes vehículos en todo el mundo.

Según la Comisión Europea, esas empresas realizaron en 2016 el transporte de casi la mitad de los vehículos entre la UE y otras regiones del mundo, y coordinaron sus estrategias de ventas en reuniones en sus oficinas y en otros lugares como bares y restaurantes, indicó la agencia alemana de noticias DPA.

En el mercado de bujías, el fabricante alemán Bosch y las empresas japonesas Denso y NKG acordaron respetar sus respectivos mercados y coordinaron algunas tácticas de venta, explicó la Comisión Europea. Denso sacó a la luz las prácticas del cartel, y las otras dos empresas fueron castigadas con multas por 76 millones de euros.

La Comisión también fue avisada de la existencia de dos carteles en el mercado de sistemas de frenado que operaron entre 2007 y 2011 y en los que participaron las empresas alemanas Bosch y Continental, así como TRW, una antigua empresa estadounidense que actualmente también está en manos alemanas.

Las multas impuestas a estas empresas totalizan la cantidad de 75 millones de euros.