Transport for London (TFL), la autoridad del sistema de transportes de la capital británica, denegó a Uber London Limited (Uber) la concesión de una nueva licencia como operador privado, al considerar que la empresa "no es apta ni adecuada" como consecuencia los fallos detectados en la seguridad de los pasajeros, lo que significa que "no puede renovar la licencia". El organismo londinense recordó que en septiembre se concedió a Uber una licencia de dos meses mientras se recababa más información sobre problemas de seguridad observados.