La empresa de transporte Uber sufrió este viernes un duro revés tras la sentencia del Tribunal Supremo de Reino Unido que dejó en claro que los conductores de la compañía no son trabajadores autónomos sino que tienen derecho a un salario mínimo y vacaciones pagas, así como a acogerse a la legislación laboral.

El tribunal más alto del Reino Unido concluyó que los conductores deben clasificarse como trabajadores, no como contratistas independientes, lo que significa que tienen derecho a protecciones laborales básicas.

La decisión amenaza a todo el modelo de negocios de la aplicación de transporte y tiene implicaciones más amplias que pueden extenderse a otras empresas.

El fallo llega después de cuatro años cuando dos conductores, Yaseen Aslam y James Farrar, presentaron una demanda ante un tribunal laboral y ambos tenían licencia para conducir vehículos privados de alquiler en Londres.

Su demanda se presentó ante el tribunal como un caso testigo para determinar su situación laboral.

En qué año fue fundado Uber

La empresa que movió al mundo con un click y causó cuestionamientos por la relación laboral con sus choferes en todas partes fue fundada en 2009 en Estados Unidos por Travis Kalanick con el nombre de UberCab.

Originalmente era una app para pedir autos premium en algunas áreas de San Francisco y, aunque era más costosa que el taxi, logró consolidarse como una compañía líder y extender sus operaciones a otras ciudades mucho más rentables, como Nueva York.

Y de ahí, no sin algunos problemas, como denuncias por discriminación de género contra Kalanick que lo obligaron a dejar su cargo ejecutivo, la empresa logró expandirse por todo mundo.

Uber en el Reino Unido

En 2016, el número de choferes de Uber que operaban en el Reino Unido se estimaba en unos 40.000, de los cuales unos 30.000 operaban en el área de Londres.

Uber BV es una empresa holandesa propietaria de la tecnología de la aplicación Uber. Uber London Ltd es, a su vez, una filial británica con licencia para operar vehículos de alquiler privados en Londres.

Los choferes de Uber no son autónomos

El sindicato GMB, que agrupa a más de 620.000 trabajadores en todos los puestos de trabajo, celebró el fallo y lo calificó como una victoria "histórica".

"Los jueces fallaron a favor de GMB, determinando que los conductores de Uber no son autónomos, sino que los trabajadores tienen los derechos de los trabajadores, incluido el pago de vacaciones, un salario mínimo garantizado y el derecho a descansos", expresó el sindicato en un comunicado.

Dijo que esta fue una batalla legal agotadora de cuatro años para sus miembros.

" Uber ahora debe dejar de perder tiempo y dinero persiguiendo causas legales perdidas y hacer lo correcto con los conductores que apuntalan su imperio", agregó, Mick Rix, dirigente de GMB.

Según los abogados que luchan contra el caso en nombre de GMB, ahora decenas de miles de conductores de Uber podrán tener derecho a un promedio de 12.000 libras (16.800 dólares) cada uno en compensación.

Con el fallo de este viernes, es la cuarta vez que Uber pierde en un tribunal por su trato a los conductores.