La plataforma de traslados en automóvil con chofer, Uber, despidió alrededor de 3.500 empleados por medio de una videollamada realizada por la plataforma zoom. El comunicado duró un poco más que tres minutos y fue generalizado. 

Por su parte, la empresa justificó la acción y señaló que fue una decisión difícil de tomar pero era necesario para "poder avanzar y comenzar a construir de nuevo con confianza". Ruffin Chaveleau fue la encargada de realizar el anuncio de los despidos masivos, llegando asi a el 14% de su plantilla como una medida para sobrevivir al impacto financiero de su negocio, fuertemente afectado por la pandemia del coronavirus.

En el corto mensaje, las palabras de Chaveleau fueron: “Nuestro negocio de viajes compartidos se ha reducido en más de la mitad. No hay trabajo suficiente para muchos empleados en la primera línea de atención al cliente. Como resultado de eso, eliminamos 3.500 puestos de atención al cliente”.

Y luego continuó: “Sus puestos se han visto afectados y hoy será su último día de trabajo con Uber. Seguirán en nómina hasta la fecha indicada en el documento de indemnización”.

“Sé que esto es increíblemente difícil de escuchar. Nadie quiere estar en una llamada como ésta. Con todo el mundo trabajando a distancia y con un cambio de esta magnitud, teníamos que hacer esto de forma que se informara lo más rápido posible para que no lo escuchen a través de rumores”, argumentó Chaveleau, según informó el diario DailyMail.

Por otra parte, el director ejecutivo de la compañía con sede en San Francisco, Dara Khosrowshahi, justificó la decisión diciendo que "estamos tomando estas decisiones difíciles ahora para poder avanzar y comenzar a construir de nuevo con confianza”.  Uber anunció el 11 de mayo que reduciría su fuerza laboral global y recortaría la inversión por la crisis del Covid-19.

En este contexto, la compañía planeó compensar a los trabajadores despedidos con al menos 10 semanas de pago y continuar proporcionándoles beneficios de salud hasta el final de este año.