Cuando en 1992 Diego Maradona era jugador del Sevilla, en España, compró un Porsche convertible modelo 911 que usaba para desplazarse desde su exclusiva residencia hasta el estadio donde entrenaba con el equipo que, en ese momento, dirigía Carlos Bilardo.

Un año después, al abandonar el club en 1993, lo vendió a un millonario empresario de Mallorca, que lo conservó durante 20 años hasta que pasó a manos de diferentes coleccionistas franceses.

Este jueves, ese mismo Porsche fue vendido al mejor postor en una subasta online de autos de lujo en París por más de medio millón de dólares, con 120.000 kilómetros recorridos.

A que valor se subastó el Porsche de Maradona

La suma exacta por la que se subastó es de USD 574.700, informó hoy la casa especializada Bonhams. Su precio estaba estimado entre 150.000 y 200.000 euros (entre 178.000 y 237.000 dólares). Pero el valor sentimental que adquirió el vehículo tras la muerte de El Diez hizo que su precio escale mucho más de lo esperado.

Con el lujoso auto, "Maradona demostró que su pie derecho era tan potente sobre el acelerador como su pie izquierdo con el balón, puesto que fue detenido al volante, tras haberse saltado un semáforo y por conducir a 180 km/h en el centro de la ciudad", apuntó un comunicado de Bonhams, reproducido por la agencia de noticias AFP.

El propietario actual del auto decidió venderlo en la subasta en un estado "bien conservado" y tras haber recorrido 120 mil kilómetros, ya lejos de aquellos días en que el astro futbolístico lo usaba para recorrer las calles sevillanas.