Mientras transita su concurso de acreedores y luego del fallido intento de intervención del Gobierno, la cerealera Vicentin contrató al banco de inversión neoyorquino Maxim Group para que lo asesore en el proceso de búsqueda de inversores.

“A partir de distintas propuestas de cooperación internacional, para imprimir dinamismo y organicidad al proceso concursal iniciado en marzo del corriente año, en beneficio de todas las partes involucradas –accionistas, trabajadores, acreedores públicos y privados y comunidades en las que se desarrolla actividad–, los accionistas de Vicentin S.A.I.C han decidido contratar al banco de inversión, Maxim Group para asesorarlos en un proceso de selección de eventuales inversores, aportantes de capital y/o financiamiento que coadyuven a solucionar  la situación en que se encuentra nuestra compañía. Asimismo el asesor financiero se involucrará en la generación de los planes de negocio necesarios para recuperar la senda de desarrollo que caracterizó a Vicentin en sus 90 años de trayectoria”, indicó la empresa en un comunicado.

La compañía santafesina aseguró que el interés de los accionistas coincide “con el de nuestros acreedores, productores, trabajadores y la comunidad toda que nos viene acompañando en forma consistente y solidaria. Entendemos además que el alza de los commodities agrícolas y la recuperación del crecimiento económico en nuestros principales mercados, generará las mejores condiciones para la reestructuración”.

Maxim Group es un acto de peso en el segmento de empresas de capitalización mediana entre USD100 millones y USD2.000 millones, habiendo ejecutado en 2020 alrededor de 150 mandatos por más de USD6.000 millones. Su equipo de Servicios de Asesoría Financiera está integrado por expertos en la industria y brinda asesoramiento a una amplia gama de clientes en diferentes países.

Vicentin tiene una deuda de $100.000 millones. Segun el último balance que presentó ante el juez a cargo del concurso en la ciudad santafesina de Reconquista, Fabián Lorenzini, el año pasado perdió más de $52.000 millones y tiene un patrimonio neto negativo de $17.500 millones.