Aunque los dirigentes esperaban estrenar el diseño de la nueva camiseta del Barcelona para la temporada 2020/21 en el partido derbi del Barça contra el Espanyol, un error inesperado de la compañía Nike, responsable de la indumentaria del equipo, obligó a retrasar la salida al mercado de la equipación hasta al menos septiembre. Ahora, desde el club calculan que esta salida tardía le costará una millonaria suma de entre 15 y 25 millones de euros.

La semana pasada, la multinacional norteamericana pidió a algunos distribuidores que devuelvan las prendas a fábrica que ya tenían en sus almacenes a la espera de comercializarlas, tras admitir que había "un tema estético y no técnico". La compañía aún no ha dicho cuándo podrá proveer las nuevas camiseta a las tiendas, entre ellas las del club, pero pueden ser meses, con el consiguiente perjuicio.

Hay dos tipos de camisetas para la venta al público, las Vapor Match y las Stadium. Las primeras, que son las más caras, han salido bien pero las segundas destiñen y por tanto no pueden comercializarse.

El sitio Footy Headlines reveló cómo son las nuevas camisetas del Barcelona

Justamente, el lanzamiento de una nueva camiseta provoca la mayor cantidad de ventas de la misma. Además, ante la pandemia del coronavirus (Covid-19), los clubes necesitan más que nunca de los ingresos por las pérdidas económicas sufridas por la crisis y el parate comercial. Por lo tanto, el retraso de la salida a la venta de las nuevas elásticas implica una fuerte pérdida de ingresos para el club que tiene como estrellas al argentino Lionel Messi y al uruguayo Luis Suárez.

Nike equipa al club azulgrana desde 1998 y tiene contrato firmado hasta 2026. Ante el error, hay personas dentro del club que sigueren llevar el asunto a la Justicia, según reporta el medio Mundo Deportivo. Mientras, la multinacional sigue sin ceder a las presiones que piden que compensen económicamente al club.

Adidas podría vestir al Barcelona

Tras las fuertes tensiones entre el club y Nike, comenzaron a circular versiones que aseguraban que el Barça podría arreglar un contrato con la marca Adidas por 60 millones de euros al año, una cifra menor a la percibida actualmente,

No obstante, Javier Faus, vicepresidente encargado de la parte financiera del club, señaló que al club ya le ingresa esa cantidad de la empresa americana: 35 millones por vestir su camiseta más un porcentaje de las ventas de las camisetas del Barcelona que vende dicha empresa de material deportivo.

Por tanto, es complicado que el club cambie de proveedor a menos de que la oferta se mejore en términos de ingresos. A esto debe sumarse y considerase cuánto estaría dispuesto a poner Nike sobre la mesa para no perder a un jugador que año con año suma interesantes cantidades a sus arcas.